¿Qué es la responsabilidad afectiva?

Consiste en tener presente y hacerse cargo, siempre desde la responsabilidad y no desde el victimismo o el paternalismo, que dentro de las relaciones interpersonales – igual que en todos los demás aspectos de la vida – todos los actos tienen consecuencias.

Se trata, en definitiva, de querernos y tratarnos bien desde la madurez personal.

La responsabilidad afectiva es un concepto relativamente nuevo, pero cada vez más extendido.

 

¿Cómo abordar la responsabilidad afectiva para poder tener relaciones saludables de pareja?

Es muy importante mantener siempre una comunicación clara, abierta y asertiva para poder llegar a consensos honestos y cuidar de los sentimientos y emociones ajenos, siempre sin descuidar de los propios.

La psicóloga argentina Marina Mammoliti nos da unas sencillas guías sobre cómo conseguirlo.

Consciencia del autoconocimiento

En primer lugar, como siempre, hay que empezar por el autoconocimiento: para poder saber si nuestros gustos y necesidades son compatibles con nuestra pareja, para poder hacerle saber qué queremos y qué necesitamos… evidentemente es imprescindible conocernos bien primero a nosotros mismos.

También es necesario tener claros, y saber comunicar con honestidad,  cuáles son nuestros límites (sanos) y qué consecuencias tiene traspasar dichos límites.

Gestionar las emociones

Otra recomendación es hacerse cargo de gestionar las propias emociones, y no pretender cargar con esa responsabilidad a la pareja.

Cambios en los puntos de vista

Por otro lado también conviene tener en cuenta que todos tenemos derecho a cambiar de opinión y que, a medida que pasan los años, lo más probable es que nuestro punto de vista sobre toda una serie de temas vayan cambiando – ya sea de forma más ligera o más estructural – a medida que evolucionamos.

¿CONOCES EL MÉTODO SAMSARA PARA ENCONTRARA PAREJA?

 

No hay nada de malo en ello, pero es importante ser transparente al respecto con la pareja, especialmente si son temas fundamentales en la relación: una relación sólo puede ser justa y saludable si ambas partes tienen toda la información necesaria en cada momento.

Imagen cortesía de PIRO4D en Pixabay

Comunicación asertiva con la pareja

Tal y como nos recuerda la licenciada y directora de Psimammoliti toda esta comunicación debe ser siempre asertiva, expresándonos con franqueza, claridad, educación, defendiendo y dejando claro nuestros puntos de vista y convicciones.

Se trata de un intercambio entre iguales donde hay que poner todas las cartas sobre la mesa, sin confundir la sinceridad con la crueldad o la educación con la eterna concesión.

Es vital también, aprovechando todo lo mencionado hasta el momento, llegar a acuerdos sobre los puntos importantes para cada uno de los miembros de la pareja e ir revisando dichos acuerdos cada cierto tiempo como si de un “contrato del amor” se tratase.

Cuidarse y cuidar al otro

En último lugar, pero no por ello menos importante, está el cuidarse uno mismo y cuidar al otro.

Para ello es vital, como decíamos antes, saber qué necesito, poder expresárselo a la pareja, y saber qué necesita nuestra pareja. Una buena herramienta para ello es, como comentábamos hace unas semanas en este mismo blog, conocer los diferentes lenguajes del amor y cómo usarlos para enriquecer la pareja.

 

SamSara es una agencia para encontrar pareja estable en Barcelona que da un servicio y atención personalizada a mujeres y hombres que quieren encontrar una pareja para empezar una relación seria. Si quieres más información de nuestros servicios puedes hacer click aquí, quiero encontrar pareja.