Es habitual que después de una acontecimiento estresante surjan, de forma irracional, determinados pensamientos negativos que dificultan la superación del hecho en cuestión. De manera especial, una ruptura sentimental puede hacer que ponemos en duda la propia valía personal y la capacidad de encontrar una nueva pareja y que, consecuentemente, la autoestima se vea afectada.
Es muy importante no menospreciar el poder de este tipo de pensamientos ya que, en gran medida, determinarán que podamos atraer una posible pareja e iniciar con éxito una relación. En términos psicológicos, este fenómeno se denomina «profecía de autocumplimiento»: si las circunstancias o las personas que nos rodean nos hacen creer que no somos merecedores de tener pareja y que no la encontraremos, nuestra manera de hacer irá de acuerdo con esta creencia y acabará originando una barrera a la hora de conocer gente y establecer una nueva relación.

ID-100264879
Como podemos identificar estos pensamientos negativos y qué podemos hacer para superarlos y para adoptar unas creencias alternativas positivas? A continuación os ofrecemos un listado con los pensamientos que bloquean con más frecuencia las relaciones afectivas.
Evita creer que lo ocurrido en el pasado tiene unos efectos inevitables y permanentes en el presente y en el futuro. Si acabas de pasar por una ruptura más o menos dolorosa es probable que pienses que puede volver a repetirse tarde o temprano. Intenta enfocar las experiencias previas como ocasiones para aprender y para evolucionar, céntrate en el presente y en todo lo positivo que está por llegar.

Cree en tu capacidad y valía para controlar los acontecimientos: no dejes que pensamientos como «estamos en total disposición del destino» dirijan tu vida y fomenten su pasividad ante el mundo. Lógicamente, siempre existe una parte de azar, pero si tomas las riendas y adoptas un papel proactivo, podrás hacer realidad muchos de tus propósitos.

Cambia el enfoque de tus pensamientos: piensa en que quieres, en vez de pensar en lo que no quieres. Centrarte en tus metas hará que adoptes una actitud más positiva hacia la vida. Cuando te plantees objetivos, hazlo mediante afirmaciones y evita palabras como los «pero» o el uso de condicionales.

Acepta que no es posible caer bien ni satisfacer a todos. Es inevitable tener más afinidad con unas personas que con otras. Querer priorizar que aquellos que nos rodean se sientan contentos por delante de las necesidades, opiniones y preferencias propias acabará conduciendo a depender emocionalmente de los demás, ya que tu felicidad se basará únicamente en la felicidad ajena.

– Créete que eres merecedor/a de tener pareja. Este es el primer paso para iniciar una relación. Revalorizate: haz un listado de tus cualidades, los aspectos que consideras que son tus puntos fuertes. Si partes del convencimiento de que te lo mereces, facilitarás que las personas que te rodean se te acerquen y perciban esta «puesta en valor». No olvides que la atractividad se fundamenta en gran parte en la actitud y en la confianza que proyectos

Descarta pensamientos del estilo de «todo el mundo tiene pareja menos yo». Es habitual que, cuando un tema nos preocupa y estamos más sensibilizados, prestamos más atención a todas las señales que nos rodean y que intentan reforzar nuestra creencia de partida. En este sentido, cuando estamos solteros / as, por inercia, prestamos más atención en la cantidad de personas que nos rodean que tienen una relación. Intenta no compararte con las parejas que existen en tu círculo cercano (recuerda, además, que estar en pareja no siempre es sinónimo de estar bien con la pareja) y Focalízate en hacer nuevas actividades que te permitan abrir tu círculo de amistades.

Elimina la concepción que no hay nadie «libre» que pueda encajar contigo. Muchas veces usamos esta creencia como un «escudo» para evitar la posibilidad de habernos de abrir y mostrarnos vulnerables ante una nueva persona, por el miedo o la incertidumbre que pueda no resultar bien. Piensa que, al igual que tú, hay personas interesantes y con ganas de establecer una relación, simplemente podáis coincidir y que ambos se sienta preparado/as para dar el paso y quereros conocer.

felicidad_razon_de_ser
Como apunte final, queremos remarcar sesión un aspecto importante: encontrar una pareja con la que iniciar y hacer crecer una relación estable depende en gran parte de uno mismo. Independientemente de la edad y de las experiencias sentimentales previas, intenta mantenerte activo / a y con una mentalidad positiva: enriquécete haciendo nuevas actividades, ábrete a la posibilidad de conocer nuevas personas, disfruta de cada momento que pasas solo o acompañado/a … y sobre todo, quiérete mucho a ti mismo/a.
Esperamos que estas pautas os sean de gran utilidad a la hora de desbloquear pensamientos dañinos que pueden estar interfiriendo en el proceso de encontrar pareja.