Entrevista al autor de la novela “Internet, citas y soledad”

Las circunstancias especiales que vivimos debido al coronavirus son una buena ocasión para la lectura y descubrir libros que nos invitan a reflexionar sobre las relaciones de pareja.

En su novela Internet, citas y soledad, Joan Massanés, periodista y profesor de profesión, narra con un estilo ameno, próximo al reportaje periodístico, la sucesión de encuentros y situaciones que le llevan a ahondar en las interioridades de un tema tan actual como son las citas por Internet.

¿Internet plataforma de encuentros o de soledad?  ¿Una novela de ficción o una fotografía de la realidad? ¿Cuáles son las ventajas de las agencias matrimoniales frente a las plataformas de Internet?

El autor nos ayuda a responder a estas preguntas.

¿Nos habla un poco de usted?

He nacido en Barcelona y tengo 63 años.

Soy doctor en Ciencias de la Comunicación y tengo estudios de Ciencias Empresariales y durante más de treinta años he ejercido la docencia en distintos centros universitarios, entre ellos, varias escuelas de Turismo y la Facultad de Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Durante más de veinte años, he trabajado en gabinetes de prensa, especialmente de escuelas de turismo y como voluntario en oenegés.

¿Es su primer libro?

Soy autor del libro de estilo de El Gran Teatro del Liceo y del de Cáritas. Ésta es mi primera incursión en la ficción con esta novela.

¿Por qué esta novela?

El motivo de escribir esta novela ha sido el convencimiento de que las relaciones en las redes sociales son un tema que está muy de moda, pero que se asocia mayoritariamente a los jóvenes.

El protagonista de este libro circula por la cincuentena y ha interactuado durante dos años en varios portales de parejas y amistad en Internet.

La singularidad de muchas de las historias que se dan en el portal ha despertado mi interés de entusiasta de las relaciones interpersonales y la Inteligencia Emocional.

¿Ficción o realidad?

Esta novela está inspirada en hechos reales, pero ninguno de los nombres que se cita es real. Se trata de una obra de ficción.

La novela se divide en dos partes

En la primera se describen dos relaciones de pareja muy peculiares del protagonista. Se “ficcionan” los contenidos, pero ambas se basan en hechos reales.

En la segunda parte, el protagonista se incorpora a distintos portales de Internet donde le sucede auténticamente “de todo”.

¿Quién es el protagonista?

Jordi Massó, un profesor de periodismo  que reorienta su carrera hacia la docencia de los recursos humanos y la Inteligencia Emocional. Como si se tratase de una premonición, la vida le obliga a desarrollar todas sus habilidades comunicativas y competencias interpersonales para reconstruir su vida social.

Se describen escenarios muy cotidianos de Barcelona y Cataluña

Los lectores encontrarán referencias a la Universidad Autónoma de Barcelona, el barrio del Eixample, la zona alta de la ciudad y también paisajes de Calella de Palafrugell.

¿Cómo son esas dos relaciones “peculiares” del protagonista?

La primera relación del protagonista es con una mujer que acaba de abandonar una orden religiosa muy estricta a la que pertenecía desde la adolescencia. Nunca ha tenido ni siquiera un amigo hombre.

A través del día a día de la relación, se describe la idiosincrasia de la congregación, con todas las normas que deben seguir sus miembros (todas son reales), ya que la mujer las sigue cumpliendo, aunque de forma muy exagerada; algunas de sus actuaciones rayan en el surrealismo.

A pesar de los esfuerzos del protagonista por incorporarla “al mundo real”, las creencias pueden más que el amor.

La segunda relación es con una mujer separada de un marido maltratador psicológico lo que le ha provocado una profunda depresión, una gran inseguridad  y una cierta animadversión a los hombres, de los que, sin embargo, tiene una cierta dependencia.

La mujer tiene dos niños pequeños, un niño y una niña de cuatro y seis años, respectivamente.

El protagonista sufrirá el resentimiento de la mujer hacia los hombres, pero lo soportará por el cariño hacia los pequeños con quienes adoptará un rol casi paternal.

¿Qué le ocurre al protagonista después de estas relaciones?

Estas dos relaciones aíslan durante años al protagonista de sus hobbies y amistades. Por ello, al finalizar la segunda relación, se apunta a varios portales de amistades y parejas.

Sumando las distintas etapas, está en la red durante casi dos años, conoce a más de ochenta mujeres.

La mayoría de contactos son muy normales, pero muchos se convierten en historias dignas de ser contadas, en el libro se narran veintiocho de estas historias.

En los portales de citas encuentra más soledad…

Hay que ser selectivo con los portales en función de lo que se pretenda encontrar.

Hay portales que se basan en el sexo, en relaciones esporádicas; no era lo que el protagonista buscaba.

El protagonista no descartaba encontrar una relación de pareja, pero, en principio, buscaba amistad. Es un perfil que prácticamente no se da en el portal.

La gente te dice que ya tiene amistades y que lo que quiere es una pareja.

Hay mucha soledad y personas que ponen un listón realmente bajo para no quedarse solas.

¿Las agencias matrimoniales y de matchmaking son una alternativa?

Las agencias matrimoniales son una alternativa muy válida que siempre tendrán su razón de ser.

La agencia analiza tu perfil y el de la otra persona buscando compatibilidades. Esta labor de filtro te ahorra mucho tiempo y experiencias a veces desagradables.

En el portal hay muchas personas que podríamos tipificar como “normales”, pero también hay mentiras e, incluso, alguna patología.

Las agencias matrimoniales tienen más ventajas…

Es evidente que Internet y las redes sociales en general han significado una competencia importante para las agencias matrimoniales.

Muchas han desaparecido y, las que han quedado, es porque están formadas por personas muy profesionales, con mucha experiencia y un gran conocimiento de la psicología humana.

Quien busca como vulgarmente se diría “un rollo”, no va a una agencia matrimonial.

La agencia matrimonial es algo más serio, a ella acuden personas que quieren rehacer su vida en un terreno tan delicado como son los sentimientos y ello requiere que al otro lado de la mesa haya auténticos profesionales con experiencia y sensibilidad.

¿Alguna recomendación para relacionarnos durante el confinamiento por el coronavirus?

El coronavirus es nefasto en todos los sentidos, pero nos ha obligado a quitar el pie del acelerador, mirar hacia adentro y cambiar algunas jerarquías de valores.

Es un período propicio para la comunicación con los demás y con uno mismo.

Las nuevas tecnologías permiten una gran variedad de opciones para conectar con otras personas y buscar complicidades, el aburrimiento es algo nimio comparado con la soledad.

internet citas y soledad Joan Massanes

Internet, citas y soledad está disponible para su compra en la web de la editorial: https://www.stonbergeditorial.com/