Desmitificando el amor romántico: Claves para disfrutar de una relación de pareja sana

15 septiembre 2016

El amor es un concepto importante cuando se establecen las prioridades vitales que nos ayudan a acercarnos un poco más a la «felicidad». La definición del amor es, además, un constructo que ha ido evolucionando a lo largo de los años y se ha adaptado a las características culturales de las distintas sociedades.

La literatura, el cine y la cultura popular occidentales han servido como vehículos difusores de una concepción épica del amor, hiperidealizada, a menudo acompañada de sufrimiento, que despunta por encima de un amor armonioso, tranquilo y basado en el respeto . Este modelo reinterpretado del amor ideal se transmite a través de la socialización, organizado en factores psicológicos que nos ayudan a identificar qué debemos sentir, como tenemos que experimentarlo y cuál debe ser la persona adecuada que será partícipe de estos sentimientos. De este modo, surge una forma de amar «prototípica», aprendida desde la infancia, que tendrá una gran influencia en las vivencias que se experimentarán en la etapa adulta. Pero, ¿es realista y saludable, este modelo de amor?

cuteimage

A continuación os ayudamos a desterrar los mitos erróneos que definen al amor ideal, de tal forma que podréis construir una visión del amor más satisfactoria y real.

  • El amor a primera vista. Éste es uno de los tópicos más arraigados en nuestra cultura. Según esta idea, el amor auténtico entre dos personas surge de forma repentina, desde el mismo momento en que ambas se ven por primera vez, antes incluso de haber iniciado una conversación. Esta descripción, sin embargo, se corresponde más bien a la atracción física que puede surgir en etapas muy iniciales, y que no guarda relación directa ni sirve como predictor de un futuro enamoramiento. El enamoramiento real, en cambio, se va forjando a través de un proceso de conocimiento mutuo, a medida que las dos personas comparten situaciones y experiencias vitales. Esto posibilita que arraiguen unos vínculos de intimidad y de compromiso comunes. Es por eso que es recomendable no descartar a una posible pareja sólo porque en la primera cita no haya experimentado la típica sensación de «mariposas en el estómago» tan característica del amor a primera vista. En cambio, si las dos personas se dan la oportunidad de conocerse mediante varios encuentros, podrán hacerse una idea más precisa y cercana de cómo son y permitir que puedan surgir de forma progresiva sentimientos de afecto o de enamoramiento
  • El mito de la media naranja. Esta concepción, ampliamente extendida, parte de la idea que la persona, a título individual, es un ser incompleto, que sólo puede alcanzar la felicidad y la autorrealización a través de la unión sentimental con otra persona. Forman, así, una entidad perfecta, indisoluble, la naranja entera. En consecuencia, el único amor válido es aquel mediante el cual cada uno de los miembros «completa» al otro. La realidad, sin embargo, es muy distinta: desde un punto de vista psicológico, las relaciones de pareja más satisfactorias y duraderas son aquellas en las que ambos miembros, de forma individual, se convierten en personas completas y estables psicológicamente, donde no existen vínculos de dependencia emocional: es decir, son relaciones que surgen de la unión de dos «naranjas enteras» que desean establecer y compartir un proyecto en común
  • La predestinación hacia la persona adecuada. Otra creencia muy popularizada a través de la literatura y del cine, que guarda mucha relación con la media naranja, es la que defiende que sólo existe una pareja perfecta para cada persona, a la que estamos predestinados. Esta creencia puede provocar mucha inseguridad y ansiedad, ya que es fácil que alguien se plantee preguntas tales como: estaré con la persona adecuada? Y si, a pesar de que me siento cómodo con la actual pareja, estoy perdiendo la oportunidad de estar con la persona perfecta para mí? Y si tengo esa persona cerca pero no soy capaz de identificarla? La realidad, sin embargo, pone de manifiesto que, tal y como no existe un único camino para alcanzar la felicidad, tampoco existe una persona única de la que poder enamorarse de manera ideal. Una relación se inicia y se mantiene por varios factores: una parte de azar que hace que ambos dos miembros en determinadas circunstancias espacio-temporales, el momento vital y la receptividad del uno por el otro, las experiencias previas vividas por cada una de las partes, etc
  • Amor y pasión siempre son sinónimos. Esta creencia, mal entendida, conduce a muchas rupturas amorosas a partir del segundo año de relación, cuando la pasión inicial ha evolucionado y puede haber rebajado su intensidad. Muchas parejas interpretan esta caída como un síntoma inequívoco de que el amor se ha terminado. La pasión, sin embargo, no es comparable al amor, sino que es un elemento más de las relaciones afectivas. Según la Teoría Triangular de Robert Sternberg, el Amor Consumado (la forma más completa de amar) es una combinación de tres componentes: la intimidad (entendida como un vínculo afectivo o conexión emocional), el compromiso (decisión de mantener la relación a pesar de la existencia de circunstancias adversas) y la pasión (deseo de unión física con el otro, atracción sexual). Además, estos tres elementos evolucionan y modifican su peso durante el transcurso de la relación, por lo que hay que comprender, aceptar y saber disfrutar de todas y cada una de las etapas por las que pasa la pareja

Y vosotros, ¿cómo creéis que os han influido estas creencias en vuestras relaciones afectivas?

Esperamos que este artículo os haya servido para desmitificar algunos elementos más prototípicos del amor ideal y os ayude a disfrutar de una relación de pareja sana y real.

ambro

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga de SamSara

Imágenes de cuteimages y ambro mediante freedigitalphotos.net

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

¿Estás con la persona adecuada?

28 junio 2016

Conocer gente nueva puede ser más o menos sencillo, pero se complica cuando se trata de conocer a LA PERSONA ADECUADA. Seguro que en más de una ocasión has empezado una relación y te has preguntado si podría llegar a ser la definitiva, si se convertiría en la pareja con la que iniciar un camino sólido y estable. Aunque no existen fórmulas mágicas para saber identificar si la persona que tienes a tu lado es la indicada, sí hay ciertos aspectos que pueden ayudarte a decidirlo.

usamedeniz

A continuación te proponemos una lista con los elementos fundamentales que puedes tener en cuenta si quieres encontrar pareja o valorar si estás con la persona adecuada.

  • El proyecto de pareja. Es fundamental que ambos miembros podáis hablar sinceramente sobre las perspectivas de futuro y averiguar si compartís el mismo proyecto de pareja: formar una familia, casaros, convivir juntos o separados. Si los proyectos que deseáis son antagónicos será muy complicado que la relación pueda consolidarse a medio o a largo plazo. Aunque las necesidades y prioridades pueden cambiar y evolucionar durante el curso de la relación, no des por hecho que convencerás a tu pareja para que modifique sus esquemas y su visión o proyección de la relación. Por ejemplo, si deseas tener hijos pero él o ella tiene muy claro que no quiere experimentar la paternidad / maternidad, tendrás que plantearte hasta qué punto es prioritario  para cada uno de vosotros y si supone un obstáculo para la continuidad de la relación.
  • La experiencia vital. Un factor importante a considerar es que tanto tu pareja como tú debéis encontraros en un momento vital comparable y haber experimentado eventos similares, más allá de la edad cronológica de cada uno. El bagaje previo que pueda aportar cada miembro a la relación os facilitará encontrar puntos en común para trazar un proyecto compartido. Si continuamos con el ejemplo de la maternidad / paternidad, si tienes hijos con una pareja anterior es más probable que te entiendas mejor con una persona que también sea padre o madre, ya que ambos comprenderéis las implicaciones y las responsabilidades que conlleva.
  • El atractivo físico. Es indudable que entre ambos miembros debe surgir la atracción y el deseo, pero hay que destacar que esta atracción es la suma de factores muy diversos, no sólo de los atributos físicos que cada uno pueda tener y valorar en el otro: inteligencia, habilidades comunicativas, sentido del humor, personalidad, … Además, es importante ser realista y tener en cuenta que la belleza física evoluciona con el paso de los años. Intentad mirar más allá de lo que ven vuestros ojos: cualidades como la madurez, la empatía, la sensibilidad o la responsabilidad devienen pilares mucho más sólidos y estables a la hora de cimentar una relación.
  • La riqueza interior. Uno de los aspectos que mantiene viva la llama de la relación es la admiración recíproca entre ambos miembros. Es imprescindible que tu pareja tenga inquietudes, intereses y aficiones propias (que no se centre sólo en las tuyas) y que a partir de ahí, podáis hacer crecer y enriquecer la relación con las aportaciones de ambos. No hay que olvidar que la relación de pareja es un camino de aprendizaje constante que recorreréis juntos, a medida que sus experiencias vitales (individuales y conjuntas) vayan incorporándose a la hoja de ruta compartida.
  • El nivel cultural. Es importante que ambos tengáis un nivel cultural similar: esto os permitirá mantener un equilibrio y una buena sintonía en vuestra conversación, en la forma de entender la vida y en la disosición de compartir tiempo de calidad conjuntamente. Hay que hacer el inciso de que el nivel cultural no depende exclusivamente del nivel de estudios que cada uno haya alcanzado, sino que también entran en juego la curiosidad y el espíritu de aprenedizaje que la persona haya desarrollado al margen de la educación reglada.
  • El estilo de vida. Al igual que el nivel cultural, es imprescindible que tu pareja tenga un estilo de vida compatible con tu: esto no implica que tenga que coincidir en todo sino que sus formas de vida respectivas puedan encajar la una con la otra. En el estilo de vida intervienen aspectos y hábitos tan diversos como la ocupación laboral, los valores, las relaciones interpersonales y familiares, las aficiones, la alimentación, el ejercicio físico, la higiene personal, la sexualidad, etc.

  • La comunicación. Uno de los ejes fundamentales de las relaciones afectivas es la capacidad de saber expresar y escuchar los pensamientos y sentimientos propios y los de la pareja. Durante el curso de la relación probablemente tendréis que hacer frente a situaciones difíciles, más o menos estresantes, y por eso es importante que podáis hablar de cualquier aspecto con confianza, sin miedos ni prejuicios. No olvidéis que el paso previo para solucionar cualquier problema es poder hablarlo. A la hora de encontrar pareja, valora que le resulte fácil comunicarse, ya que os ayudará a superar posibles crisis y, consecuentemente, colaborará a mantener una relación saludable.
  • El respeto y la tolerancia. Apostar por una relación estable implica ser consciente no sólo de las cualidades de la pareja, sino también de los puntos débiles, los aspectos mejorables y los errores que puede cometer uno u otro. Asegúrate de que la persona que tienes a tu lado te acepta tal y como eres, que no pretende cambiarte y que asume que la persona 100% perfecta no existe. No olvides que el respeto recíproco es el punto de partida indispensable para hacer crecer cualquier relación afectiva.

Como hemos dicho antes, no hay ninguna fórmula infalible que nos diga cuál es la persona adecuada, pero esperamos que estas sugerencias os ayuden a decidir si estáis con la pareja indicada.

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicológa de SamSara

Fotos cortesía de usamedeniz y de marcolm a través de freedigitalphotos.net
Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

PIENSA EN POSITIVO: Cómo eliminar creencias negativas que pueden perjudicarte a la hora de encontrar pareja

2 junio 2016

Es habitual que después de una acontecimiento estresante surjan, de forma irracional, determinados pensamientos negativos que dificultan la superación del hecho en cuestión. De manera especial, una ruptura sentimental puede hacer que ponemos en duda la propia valía personal y la capacidad de encontrar una nueva pareja y que, consecuentemente, la autoestima se vea afectada.
Es muy importante no menospreciar el poder de este tipo de pensamientos ya que, en gran medida, determinarán que podamos atraer una posible pareja e iniciar con éxito una relación. En términos psicológicos, este fenómeno se denomina «profecía de autocumplimiento»: si las circunstancias o las personas que nos rodean nos hacen creer que no somos merecedores de tener pareja y que no la encontraremos, nuestra manera de hacer irá de acuerdo con esta creencia y acabará originando una barrera a la hora de conocer gente y establecer una nueva relación.

ID-100264879
Como podemos identificar estos pensamientos negativos y qué podemos hacer para superarlos y para adoptar unas creencias alternativas positivas? A continuación os ofrecemos un listado con los pensamientos que bloquean con más frecuencia las relaciones afectivas.
Evita creer que lo ocurrido en el pasado tiene unos efectos inevitables y permanentes en el presente y en el futuro. Si acabas de pasar por una ruptura más o menos dolorosa es probable que pienses que puede volver a repetirse tarde o temprano. Intenta enfocar las experiencias previas como ocasiones para aprender y para evolucionar, céntrate en el presente y en todo lo positivo que está por llegar.

Cree en tu capacidad y valía para controlar los acontecimientos: no dejes que pensamientos como «estamos en total disposición del destino» dirijan tu vida y fomenten su pasividad ante el mundo. Lógicamente, siempre existe una parte de azar, pero si tomas las riendas y adoptas un papel proactivo, podrás hacer realidad muchos de tus propósitos.

Cambia el enfoque de tus pensamientos: piensa en que quieres, en vez de pensar en lo que no quieres. Centrarte en tus metas hará que adoptes una actitud más positiva hacia la vida. Cuando te plantees objetivos, hazlo mediante afirmaciones y evita palabras como los «pero» o el uso de condicionales.

Acepta que no es posible caer bien ni satisfacer a todos. Es inevitable tener más afinidad con unas personas que con otras. Querer priorizar que aquellos que nos rodean se sientan contentos por delante de las necesidades, opiniones y preferencias propias acabará conduciendo a depender emocionalmente de los demás, ya que tu felicidad se basará únicamente en la felicidad ajena.

– Créete que eres merecedor/a de tener pareja. Este es el primer paso para iniciar una relación. Revalorizate: haz un listado de tus cualidades, los aspectos que consideras que son tus puntos fuertes. Si partes del convencimiento de que te lo mereces, facilitarás que las personas que te rodean se te acerquen y perciban esta «puesta en valor». No olvides que la atractividad se fundamenta en gran parte en la actitud y en la confianza que proyectos

Descarta pensamientos del estilo de «todo el mundo tiene pareja menos yo». Es habitual que, cuando un tema nos preocupa y estamos más sensibilizados, prestamos más atención a todas las señales que nos rodean y que intentan reforzar nuestra creencia de partida. En este sentido, cuando estamos solteros / as, por inercia, prestamos más atención en la cantidad de personas que nos rodean que tienen una relación. Intenta no compararte con las parejas que existen en tu círculo cercano (recuerda, además, que estar en pareja no siempre es sinónimo de estar bien con la pareja) y Focalízate en hacer nuevas actividades que te permitan abrir tu círculo de amistades.

Elimina la concepción que no hay nadie «libre» que pueda encajar contigo. Muchas veces usamos esta creencia como un «escudo» para evitar la posibilidad de habernos de abrir y mostrarnos vulnerables ante una nueva persona, por el miedo o la incertidumbre que pueda no resultar bien. Piensa que, al igual que tú, hay personas interesantes y con ganas de establecer una relación, simplemente podáis coincidir y que ambos se sienta preparado/as para dar el paso y quereros conocer.

felicidad_razon_de_ser
Como apunte final, queremos remarcar sesión un aspecto importante: encontrar una pareja con la que iniciar y hacer crecer una relación estable depende en gran parte de uno mismo. Independientemente de la edad y de las experiencias sentimentales previas, intenta mantenerte activo / a y con una mentalidad positiva: enriquécete haciendo nuevas actividades, ábrete a la posibilidad de conocer nuevas personas, disfruta de cada momento que pasas solo o acompañado/a … y sobre todo, quiérete mucho a ti mismo/a.
Esperamos que estas pautas os sean de gran utilidad a la hora de desbloquear pensamientos dañinos que pueden estar interfiriendo en el proceso de encontrar pareja.

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

¿Por qué somos más felices cuando tenemos pareja?

29 abril 2016

Tener una pareja estable y compartir un proyecto de vida en común es una de las metas principales que buscan personas de todo el mundo. El amor es uno de los ejes principales a partir de los cuales articulamos nuestra vida: es por eso que encontrar la persona adecuada se convierte en un objetivo primordial para acercarnos a la felicidad. Varios estudios, entre ellos el Harvard Study for Adult Development, han demostrado que la fortaleza de las relaciones personales cercanas es, a largo plazo, el factor más importante a la hora de alcanzar un mayor grado de salud y bienestar. En concreto, estas investigaciones afirman que las personas que están en pareja son más felices que aquellas que son singles.

Cómo afectan las relaciones afectivas al grado de felicidad percibido? A continuación os exponemos la influencia del amor en diferentes ámbitos de la vida.

El-secreto-de-la-felicidad

El amor beneficia la salud

La salud es uno de los aspectos más importantes a la hora de buscar la felicidad, múltiples investigaciones han confirmado que las personas que disfrutan de una relación de pareja saludable ven disminuidos los niveles de estrés y de ansiedad, respecto a las singles . Esta reducción de estrés tiene un impacto directo en la mejora de la salud, que puede evidenciarse a través de la evaluación de varios parámetros fisiológicos:

  1. Descenso del cortisol (la hormona que se libera en situaciones de estrés).
  2. Regulación de la tensión arterial: contribuye a controlar la hipertensión.
  3. Concentración de colesterol en sangre: puede regular la proporción de colesterol «bueno» y «malo», ayudando a bajar el colesterol LDL (malo) en sangre.
  4. Patrón de distribución de grasa corporal: evita la acumulación de grasa en la región abdominal, relacionada con una mayor probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  5. Impacto en el sistema inmunológico: el estrés tiene un impacto muy negativo en las defensas (actúa de inmunodepresor). Controlarlo supone ayudar a nuestro organismo a mejorar la efectividad del sistema inmunológico y, consecuentemente, evitar o atenuar la aparición de muchas patologías.

Todos estos factores, de manera conjunta, pueden actuar como protectores de la aparición de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Así pues, podemos decir que el amor es beneficioso para el corazón, tanto en sentido metafórico como literal.

Asimismo, se ha comprobado que la vida en pareja tiene un efecto positivo en la esperanza de vida: los datos estadísticos nos dicen que las personas con edad superior a los 55 años que viven en pareja tienen una tasa de mortalidad inferior a la de aquellas que viven solas. Estas diferencias son más importantes en el género masculino. En este sentido, un estudio llevado a cabo en el Reino Unido (Warwick) con más de 20000 hombres durante 20 años afirma que los hombres que conviven en pareja viven una media de tres años más que aquellos que viven solos.

Por otro lado, también existe una relación directa entre el enamoramiento y el aumento en la liberación de endorfinas. Estas moléculas actúan a varios niveles: disminuyen el envejecimiento celular, reducen la hipertensión arterial, tienen un potente efecto analgésico, mejoran el humor y proporcionan una sensación de bienestar muy intensa. Es por ello que, a menudo, se habla de las endorfinas como las «hormonas de la felicidad».

La estabilidad emocional: factor clave de la felicidad

Como acabamos de ver, estar enamorado y tener pareja, ayuda a alcanzar un estado subjetivo de placer y de bienestar. A nivel psicológico, uno de los factores clave que interviene en la búsqueda de la felicidad es el compromiso. La estabilidad que proporciona una relación donde ambas partes tienen un compromiso común y equilibrado aporta un grado elevado de seguridad a nivel personal, que se traduce en confort y bienestar.

Asimismo, esta seguridad que acompaña la relación proporciona otra forma de valorarse uno mismo y de percibir e interpretar el entorno: amar y sentirse amado y apoyado ayuda a mejorar el autoconcepto, a ser más optimista, a relativizar los problemas y a tener más y mejores estrategias de afrontamiento. En esta línea, se ha demostrado que las personas que conviven en pareja se mantienen más felices y responden mejor a los acontecimientos vitales estresantes, como pueden ser las crisis provocadas por los cambios de década (por ejemplo, la famosa «crisis de los 40«).

Cabe mencionar que la estabilidad y la seguridad aportadas por las relaciones es trasladable también al terreno económico: disponer de dos salarios y compartir los gastos proporciona un colchón de tranquilidad que favorece a vivir la vida de manera más relajada.

Un componente muy importante en el bienestar emocional de las relaciones de pareja es el grado de amistad que experimentan entre sí ambos miembros: desde la psicología social se ha evidenciado que los hombres o mujeres que consideran que su pareja es su mejor amigo / a experimentan el doble de satisfacción y de felicidad que el resto de parejas.

ditsabracats

A nivel cognitivo, un estudio de Harvard ha puesto de manifiesto que las personas que viven en pareja tienen mejores resultados en tareas donde han de utilizar la memoria. Este hallazgo se ha identificado como un factor protector a la hora de desarrollar demencia en edades avanzadas.

En el ámbito sexual, aunque hay cierta discrepancia entre los expertos, la mayoría de ellos constata que, en términos generales, las parejas estables disfrutan de unas relaciones sexuales más satisfactorias respecto a las personas que optan por mantener relaciones esporádicas . Una buena comunicación y confianza entre los miembros de la pareja hará que ambos se puedan conocer mejor y puedan trasladarlo al ámbito de las relaciones íntimas. Además, el vínculo emocional añadido potencia la calidad y la intensidad de las sensaciones.

Para finalizar, es importante hacer una matización: es imprescindible partir de un bienestar a nivel individual para plantearse y poder construir una relación saludable y feliz con la otra persona: el amor no consiste en llenar carencias personales, sino en crecer y enriquecerse recíprocamente el uno con el otro. Esta es la clave para acercarse día a día a la felicidad.

Facebooktwitterlinkedinmail 1 Comentario, Opinar

SAMSARA RESPONDE: LA CONVERSACIÓN, TODO UN ARTE

31 marzo 2016

Tal y como iniciamos con nuestro artículo anterior, continuamos dando respuesta a las cuestiones más habituales que nos plantea Samsara. Una de las dudas que nos repiten con frecuencia, y que nos ha propuesto tratar en nuestro blog, gira en relación a cómo puede iniciar o llevar una buena conversación con una persona que está empezando a conocer. Como ya sabéis, mantener una conversación interesante es uno de los grandes placeres que puede compartir con tu pareja. Qué puede hacer para mejorar la fluidez en su comunicación? Os proponemos una serie de consejos que le ayudarán a romper el hielo y disfrutar de la conversación con  vuestro / a acompañante.

ID-10025777

CLAVES PARA DISFRUTAR DE UNA BUENA CONVERSACIÓN

Elegid el lugar y el momento idóneos: el primer aspecto fundamental es crear una atmósfera que sea adecuada para dar pie a iniciar una conversación. Escoged un lugar que os proporcione la suficiente intimidad y tranquilidad para poder hablar sin interrupciones y en un volumen de voz no demasiado elevado. Evitad los locales concurridos o ruidosos. Por otra parte, en la medida de lo posible, intentad quedar un día y en un momento en que ambos os sintáis relajados, receptivos y con tiempo para poder dedicarle al encuentro. Si os veis  después de una larga jornada laboral, es muy probable que estéis agotados, tensos y con pocas ganas de interaccionar con la otra persona.

Practicas la escucha activa: escuchad de forma activa es mucho más que oír lo que nos dicen. Prestar atención a todo lo que expresa la otra parte, a la forma en que reacciona a los diferentes comentarios y los temas de conversación que vaya tratando, etc. A partir de aquí, haced saber que estáis escuchado y que os interesa lo que os dicen. Podéis utilizar diferentes estrategias de escucha activa: asentir para manifestar acuerdo, hacer pequeños resúmenes o repetir partes de la conversación para comprobar que estáis entendiendo bien el mensaje y para afianzarse a la otra persona que lo escuche, mostrar empatía – si la ocasión lo requiere- con frases como «comprendo que te sientas así» o «me pongo en tu lugar», etc.

Utilizad el lenguaje no verbal: no os centréis sólo en las palabras que os dirigis, observad también los gestos, las miradas, la postura corporal, ya que os darán mucha información de cómo es y cómo se siente el otro durante toda la cita. Asimismo, sed conscientes del lenguaje corporal propio: mostrar una postura relajada, intentad no tener los brazos y las piernas cruzados, mirad  vuestro / a acompañante mientras habla, etc. Estos pequeños gestos os ayudarán a ambos a estar en sintonía y hacer fluir la conversación.

El equilibrio es la clave: una buena conversación parte de la premisa que debe haber una proporción similar entre los momentos de escuchar y los de hablar por parte de todos los interlocutores. Intentad mantener este equilibrio, de manera que ambos tengáis vuestro espacio para poder hablar y para sentirse escuchados. Si el otro miembro es más tímido / a, intenta hacerlo participar en la conversación de manera sutil: demostrar que aquello que explica es interesante, para que se sienta cómodo y le sea más sencillo hablar de sí mismo. Evitad hacer muchas preguntas demasiado directas, ya que la cita puede convertirse en un «interrogatorio» bastante estresante.

Fomentad la curiosidad y las inquietudes intelectuales: una mente y un espíritu inquietos son vuestros mejores aliados para poder abarcar conversaciones con fundamento de un amplio abanico de temas. Intentad aprovechar el tiempo libre para enriqueceros a nivel personal: seguir las noticias, disfrutar de la lectura, conducir, ir al cine, al teatro, visitar exposiciones, etc. Todas estas experiencias os enriquecerán a nivel personal y, consecuentemente, os harán ser personas más interesantes y con más temas sobre los que poder conversar.

Temas espinosos: hay temas que son preferibles evitar durante las primeras citas: hablar de las relaciones sentimentales previas (ex parejas), de problemas laborales, de conflictos familiares, etc. Tratar de hablar de temas enriquecedores y que puedan aportar algo a la dinámica del encuentro. Hay que tener en cuenta que, a menudo, los temas más clásicos -aficionado, viajes, deporte, actualidad, estudios, etc.- son muy útiles para ayudar a romper el hielo y dar paso a buenas conversaciones.

Muestra una actitud positiva y tolerante: si proyectéis una imagen cercana, optimista y flexible, la otra persona se sentirá con la predisposición necesaria para mantener un buen diálogo. Intentad no juzgar a la otra parte ni dar demasiados consejos si no les pide.

Apostar por la espontaneidad: mostrándose tal como sois, sin pretensiones. Evitad planificar de forma demasiado rígida los temas de los que os gustaría hablar durante la cita: las conversaciones más interesantes suelen fluir de manera espontánea. El diálogo es siempre cuestión de dos, así que la mejor manera de disfrutar del encuentro es siendo receptivos y dejando margen para la improvisación.

you-me-and-family-2 (1)

Por último, es muy importante que recuerde que no existe una fórmula mágica y universal para triunfar en el arte de la conversación. Enriqueceos, activad todos los sentidos y centraros en la persona que tenéis delante: ella os dará la clave para saber qué temas son los más adecuados y cuál es la mejor manera de hablar.

Y vosotros, tenéis alguna estrategia que os ayude a iniciar y mantener buenas conversaciones?

Esperamos que estas pautas os sean de gran utilidad y que las podáis poner en práctica en breve.

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

SAMSARA RESPONDE: NOS ENVIAMOS O NO NOS ENVIAMOS FOTOS ANTES DE CONOCERNOS?

25 febrero 2016

Como algunos de vosotros ya sabréis, este mes de febrero SamSara acaba de hacer 21 años. Durante estas dos décadas de experiencia profesional, hemos podido detectar que existen algunas preguntas que nos repiten con frecuencia. Es por eso que hemos decidido iniciar una serie de artículos con el objetivo de dar respuesta a las cuestiones más recurrentes.

NOS ENVIAMOS O NO NOS ENVIAMOS FOTOS ANTES DE CONOCERNOS?

En SamSara defendemos el punto de vista que, cuando proponemos una presentación, es mejor no intercambiar sesión fotos antes de tener la primera cita, y muchos de vosotros nos habéis preguntado por qué. Para poder responder a esta cuestión, debemos valorar diferentes aspectos.

ID-100392226

En primer lugar, cabe mencionar que en el momento en que vemos una foto de una persona, de manera más o menos consciente, empezamos a crearnos unas expectativas positivas o negativas del otro, ya sea porque físicamente encaja mucho con el prototipo de pareja que buscamos o porque, de entrada, no nos atrae del todo. Estas expectativas previas harán que nos presentamos con mejor o peor predisposición a la primera cita, es decir, que nos mostramos más o menos receptivos y, consecuentemente, que la probabilidad de querer seguir conociendo la otra persona se vea en parte influenciada por la imagen que nos habíamos formado a través de la foto.

Esto no quiere decir que la atracción física no sea importante, al contrario. Sentirse atraído / a por alguien es algo más que decidir, mediante una fotografía, si la persona cumple determinados criterios. A la atracción se conjugan muchos aspectos que sólo pueden percibirse cuando existe una interacción directa entre ambos miembros: el intercambio de miradas, el tono de voz, la forma de caminar y de gesticular, la capacidad para mantener una conversación fluida cara a cara, … Si descartamos tener una cita con alguien por la impresión que nos ha proporcionado su foto, estaremos perdiendo la oportunidad de conocer a una persona que, una vez valorados los aspectos mencionados, podría resultarnos atractiva e interesante. En cambio, si no intercambiamos fotos y quedamos con la persona sin haber visto ninguna imagen, evitaremos que se formen estas expectativas o prejuicios, por lo que la impresión y las sensaciones que nos formaremos tras el primer encuentro serán mucho más directos y reales.

Por otra parte, debemos tener presente que una fotografía es una captura, una imagen estática e instantánea de un momento dado, y por tanto, la información que nos puede proporcionar es muy reducida e incluso, sesgada. Se debe considerar que, detalles como el ángulo desde el que se tomó la fotografía, las condiciones de luz, el uso de programas de retoque fotográfico, la fotogenia intrínseca de cada uno, etc pueden provocar que existan bastantes diferencias entre la foto y la realidad.

Si tenemos en cuenta todos los aspectos que acabamos de mencionar, creemos que es fácil responder a la pregunta de por qué recomendamos que evite el envío de fotografías antes de haber quedado por primera vez.

ID-100297592

QUE HACEMOS CUANDO NO SURGE LA «QUÍMICA» DURANTE LA PRIMERA CITA

Es probable que durante una cita os haya encontrado en el caso de que vuestro/a acompañante no le guste o no tenga en cuenta que exista atracción. Esta situación puede resultar bastante incómoda y es probable que surjan dudas (qué y cómo le digo, qué hago?).

A continuación os ofrecemos las siguientes indicaciones para saber gestionar uno de los momentos más tensos en los que se puede encontrar cuando está conociendo una nueva persona.

La condición fundamental y que nunca hay que olvidar es que hay que respetar en todo momento vuestro/a acompañante. Haz uso de la empatía: piensa en cómo te sentirías si fueras él o ella y cómo te gustaría que actuara el otro.

A la hora de comunicarle que no quieres ir más allá con la relación, intenta expresarte con claridad y de hacerlo de una manera correcta, con tacto. No generes falsas esperanzas ni dejes entrever que en un futuro la situación puede cambiar si ya ves que, de entrada, no será así. Posponer tu decisión sólo hará que el otro se sienta más herido y decepcionado.

Puede ser recomendable que le cuentes a la otra persona el porqué de no querer tenemos más citas, ya que recibió un «NO» sin ningún tipo de explicación es bastante desconcertante. No hace falta que entres demasiado en detalles, pero hacerle saber que no ha sido una cuestión personal, hará que se sienta mejor. Puedes explicarle que no ha sido suficiente química entre ambos, que desea cosas diferentes, que no crees que la relación pueda llegar a progresar y que prefieres no iniciarla para no haceros daño, … Sobre todo, hazlo de una manera natural: ambos sois personas maduras y con capacidad de comprender que no puede gustar a todos. Encontrar pareja no es sencillo, ya que debe existir esta «química» de manera mutua. Por lo tanto, es normal que en un momento u otro, o bien tú o la persona que estés conociendo, no desea ir más allá.

En cambio, hacer uso de otro tipo de argumentos o de excusas ( «todavía pienso en mi ex pareja», «no busco una relación estable») sólo servirán para hacerte quedar como una persona no muy coherente y con las ideas poco claras: la otra persona llegará a la conclusión de que quedar contigo ha sido una pérdida de tiempo y de esfuerzo, ya que según esta explicación, le has hecho creer que no te encuentras emocionalmente dispuesto a tener pareja (y consecuentemente, os podíais haber ahorrado tener esta cita).

Para finalizar, hay que tener presente que todas las personas que confíe en Samsara lo haga con el objetivo de encontrar pareja estable y que lo haga depositando su confianza e ilusión, no sólo en nuestra agencia, sino también en las personas que os proponemos conocer. Es por ello que la transparencia y el respeto hacia los demás son dos puntales fundamentales que nunca pueden faltar.

¿Qué os han parecido nuestros consejos? ¿Qué cuestiones les gustaría que tratáramos en futuros artículos? Estaremos encantados de atender sus propuestas!

Imágenes cortesía de stockimages a través de freedigitalphotos.net

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

HEMOS TENIDO LA PRIMERA CITA. Y AHORA … ¿QUÉ HACEMOS?

26 enero 2016

La primera cita es un evento importante y al mismo tiempo excitante que, a menudo, va precedido por muchas incógnitas: ¿Cómo será la otra persona? ¿Qué temas de conversación sacaremos? Nos entenderemos? Una vez ha tenido lugar este primer encuentro, surgen aún más interrogantes. Es por ello que te proponemos una serie de consejos para orientarte a la hora de saber qué es más aconsejable hacer después de una primera cita, y facilitarte poder tener una segunda si es lo que se desea..

  • En primer lugar, es importante que reflexiones, desde un punto de vista realista, cómo fue la primera cita: piensa en cómo te sentiste, si la conversación fue cómoda y fluida, si encontraste puntos de vista en común, si tuviste la percepción de que el tiempo pasó muy rápido o bien si la cita se te hizo demasiado larga, y si tienes ganas de seguir conociendo la otra persona. A veces, las expectativas iniciales que tenemos antes del encuentro pueden alterar la primera impresión que nos creamos sobre el otro. Es por ello que resulta muy conveniente valorar de forma objetiva como ha ido la cita y si esta valoración coincide o no con la idea inicial que tenías antes de conoceros.

 

  • Intenta analizar también cómo crees que se sintió la otra persona: más allá del contenido de la conversación, presta especial atención al lenguaje no verbal: si te miraba a los ojos, si se mostraba receptivo/a y lo manifestaba con gestos de interés mientras le hablabas, si tenía una postura corporal relajada, si se sentó muy cerca de ti o si puso distancia, si consultó el móvil o miró el reloj en más de una ocasión durante el transcurso del encuentro, etc. Si estás atento/a estos pequeños señales, tendrás muchos indicios si tu acompañante tiene interés en conocer mejor.

 

  • Hablar con alguien de confianza puede ayudarte a hacer una valoración más objetiva del encuentro: por un lado, verbalizar en voz alta cómo fue la cita y qué impresión tuviste de la otra persona, te hará ser más consciente de tus sensaciones. Por otro, explicarle a un amigo/a y tener su punto de vista puede llevarte a que te planteen aspectos que, por ti mismo / a, no habías considerado.

 

  • No tienes que decidir si quieres volver a quedar con él o con ella apenas inmediatamente después de despedirte. Puede ser que haya gustado mucho de entrada, o bien que no haya encajado nada. A menudo, sin embargo, la situación no es tan evidente. Date tiempo para pensarlo. A veces, el miedo a empezar una relación nueva y el cambio de rutinas que ello implica, puede hacer que nos paralizamos y nos hacemos atrás a la hora de tener una segunda cita. Intenta ser sincero / a con tus sentimientos: conocer a alguien supone tener que salir de la zona de confort, y esto puede hacerte ver puntos negativos donde no son realmente.

Segona Cita

  • Ante la duda, es mejor optar por volver a quedar, al menos, otra vez. Piensa que la primera cita suele vivirse con desazón y cierta presión, y esto puede dificultar que la persona se muestre bastante natural y proyecte una imagen real de sí misma. Si se da la oportunidad de repetir ya habréis dejado atrás los nervios del primer momento. De este modo, podrás hacerte una idea mucho más precisa de cómo es la persona que tienes delante, de qué puntos tiene en común y de si cree que son suficientes y existe suficiente complicidad como para continuar viéndoos.

 

  • No es aconsejable que «bombardees» la otra persona con muchos mensajes o llamadas, ni que lo hagas demasiado pronto. Es fácil dejarse llevar por la euforia cuando la primera cita ha ido muy bien, y querer hacerlo saber al otro de inmediato. Deja un cierto margen de tiempo, es mejor esperar al día siguiente antes de contactar. Si le escribes apenas decirle adiós, puedes ser contraproducente: es probable que el otro lo vea precipitado y lo interprete como un signo de ansiedad o que piense que tienes una necesidad muy urgente de estar en pareja.

 

  • Del mismo modo, es mejor ser prudente con el uso de las redes sociales: es preferible que esperes un poco a añadirlo a tu círculo de amistades en facebook, twitter o similares. Si lo haces justo después de haberos conocido, puede parecer que pretendes «investigar» la otra persona y hacerla sentir muy incómoda.

 

  • No esperes a que, por miedo a enfrentarte a un posible rechazo, siempre sea la otra persona quien dé el primer paso. Si tienes claro que tienes ganas de seguir conociendo a tu acompañante, házselo saber abiertamente. Piensa que es probable que él o ella también tenga el mismo miedo y que esto provoque que, a pesar de sentirse a gusto el uno con el otro, se pierdan la oportunidad de comenzar una posible relación.

 

  • Por otro lado, si tienes muy claro que no quieres que haya un segundo encuentro, no des falsas expectativas a la otra persona. Es mejor hablarlo, siempre con tacto y respeto. Alargando una situación que no lleva a ninguna provoca muchas frustraciones y malentendidos innecesarios.

 

  • Si se da el caso que es la otra persona que no quiere seguir conociéndote, no te lo tomes como una derrota personal, ni te obsesiones a pensar en que has hecho mal. Siempre es bueno aprender de los errores, pero desde un punto de vista constructivo: repasa mentalmente si has cometido algún error, para no volverlo a repetir en citas posteriores. Piensa que las relaciones de pareja son complejas y que no existen leyes universales de atracción: simplemente, esa persona no era la adecuada para ti y tu no lo eres para ella.

 

  • Por último, recuerda que, en las relaciones afectivas, la comunicación y la sinceridad son dos valores fundamentales: no planees estrategias complicadas para «enamorarlo / la» y tener un segundo encuentro, ni fuerces la situación para precipitar los acontecimientos. Una relación estable es una carrera de fondo en la que debe irse conociendo paso a paso, sin prisas y, sobre todo, con mucha ilusión.

 

Esperamos que estos consejos te ayuden la hora de plantearte qué hacer después de una primera cita, y que puedas ponerlos en práctica muy pronto!

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

ARA VE NADAL: COM GAUDIR DE LES FESTES NADALENQUES

16 diciembre 2015

S’apropen unes dates molt especials per a la majoria de nosaltres: Nadal i Cap d’Any. Més enllà de les compres i dels regals, aquests dies esdevenen una època d’àpats especials i de celebracions que propicien l’organització de trobades familiars més o menys nombroses. Tot i l’esperit festiu, sovint les dates nadalenques representen una prova de foc per a molts de nosaltres: on i amb qui compartir cada vetllada, la tria adequada dels regals, així com la distribució del pressupost destinat a les festes, poden ser font de més d’un maldecap.

En el cas de les relacions de parella, totes aquestes tensions, si no es gestionen bé, podrien generar un desgast important que posaria en perill el futur de la relació. Les estadístiques així ho confirmen, i assenyalen l’existència de dos moments clau pel que fa a l’increment del nombre de divorcis i de separacions: tot just després de l’estiu i al finalitzar les festes nadalenques.

És per això que volem proposar-vos una petita guia per a gaudir del Nadal en companyia.

Regals: l’encert segur

Personal i intransferible: aprofiteu cada ocasió per a demostrar els vostres sentiments a la vostra parella o als vostres éssers estimats. Acompanyeu els obsequis amb una petita nota o una targeta amb unes paraules afectuoses i/o romàntiques. Això farà que qualsevol regal esdevingui únic i insubstituible.

Si us quedeu totalment en blanc sobre què regalar, és millor que opteu per preguntar-li directament a la persona a qui va destinat l’obsequi: el factor sorpresa no és sempre un bon company. Una forma diferent de fer-ho, i que pot ajudar-vos a donar-li un punt de màgia a les festes, és proposar-vos d’escriure una “carta als Reis” i intercanviar-la amb els vostres amics, familiars o amb la vostra parella.

Aposteu pels regals compartits. Reserveu una línia (o més d’una) a la vostra carta als Reis on poder afegir regals per gaudir en companyia: un viatge, un sofà ben còmode, entrades per a algun espectacle, etc. Tant si és per compartir amb la parella, amb els fills o amb algun amic o amiga, el Nadal és una ocasió perfecta per a passar temps de qualitat amb aquelles persones que us importen.

Si aquest any us heu quedat sense idees sobre què regalar, no permeteu que us torni a passar el mateix l’any vinent: des de gener, prepareu un llistat i aneu anotant totes les idees que us vagin sorgint durant els 12 mesos següents.

Aneu amb prou temps a comprar els regals. Si feu les compres al darrer moment, correu el risc de no trobar allò que busqueu i podeu acabar emportant-vos a casa una alternativa menys satisfactòria. Eviteu també anar a comprar si heu tingut un mal dia o esteu massa cansats: l’estat anímic pot influir molt en la tria d’una opció més o menys encertada.

Què fem amb la família?

Si heu iniciat una relació de parella fa poc, és probable que l’època nadalenca coincideixi amb la presentació de cada membre de la parella i la família política respectiva. En la mesura que sigui possible, seria interessant avançar aquesta presentació, és a dir, proposar una primera trobada distesa i més breu, per tal de “trencar el gel” abans de les vetllades festives. Això ajudarà a sentir-vos més còmodes i relaxats i, conseqüentment, a gaudir més de les celebracions familiars.

Planifiqueu amb suficient antelació com distribuireu el temps durant el Nadal: quins dies passareu en companyia de la família i quins us els reservareu per a passar amb la parella o amb els amics. És important tenir en compte que, en cas de tenir parella, aquesta constitueix un nucli familiar propi i és indispensable que us dediqueu un temps durant les dates presents. Aquests moments d’intimitat us ajudaran a compensar l’estrès que sovint ens acompanya durant les festes nadalenques.

Aviseu amb prou temps els vostres familiars de quina és la vostra disponibilitat per a què puguin organitzar-se. Així evitareu malentesos i tensions innecessàries. Moltes vegades ens sentim culpables d’haver de rebutjar l’assistència a un compromís i tendim a comunicar-ho a l’últim moment per estalviar conflictes. Cal tenir en compte que com més tard els ho feu saber, el conflicte serà més intens, ja que ho poden haver donat per fet i fins i tot planificat la vetllada amb vosaltres inclosos.

Si ja sabeu que existeixen tensions amb alguna part de la família, no allargueu massa l’estona que passeu amb ells. Planifiqueu també com actuareu i reaccionareu en cas que es presenti una situació incòmoda. Penseu que els problemes que s’han arrossegat durant tot l’any no es dissoldran sols, màgicament, durant el Nadal. Un bon propòsit de cara al proper any podria ser intentar solucionar els conflictes familiars existents.

Plans atípics. Si l’opció de celebrar les festes en grans reunions familiars no us atrau, no descarteu l’opció de gaudir-les en petit comitè. Tot i que tradicionalment són unes dates que es viuen en família, prioritzeu allò que us ve més de gust a vosaltres: planejar una escapada romàntica amb la parella o un viatge divertit amb els amics pot ser la millor forma d’acabar o de començar l’any.

Esperem que pogueu posar en pràctica els nostres consells i que us ajudin a gaudir d’aquestes dates tan especials. Recordeu que el millor regal de Nadal és poder compartir durant tot l’any la millor de les companyies: la dels vostres éssers estimats. Deixeu que el caliu i la tendresa de les festes continuin vives en les vostres relacions personals tot l’any.

L’equip de SamSara us desitgem un Bon Nadal, Feliç Any Nou i que l’amor us il·lumini durant tots i cadascun dels dies d’aquest 2016 que és a punt de començar!

kittisakNadal

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

COMO HACER QUE LA DISTANCIA OS UNA

11 noviembre 2015

Claves para disfrutar de la relación de pareja a pesar de la distancia

Cada vez hay más parejas que ven afectada su relación por la distancia. El ritmo de vida actual, las exigencias laborales y la accesibilidad a una buena red de transportes hacen que, por razones profesionales o personales, sea frecuente la realización de viajes (de menor o mayor duración) que pueden dificultar el buen curso de la relación. En función de la frecuencia y de la duración de estas estancias fuera de la residencia habitual, así como de la gestión que hagan ambos miembros del tiempo que pasan juntos y separados, la relación puede llegar a resentirse.

¿Qué puede hacer para minimizar los efectos negativos que van asociados a la distancia? A continuación os proponemos un listado de consejos que os ayudarán a relativizar el impacto de la separación geográfica en vuestra relación.


nenetus (2)

  1. En primer lugar, es fundamental tener una actitud positiva. Si cree que la distancia acabará con tu relación, lo más probable es que esto sea lo que finalmente ocurra. En cambio, si modificáis vuestra actitud y os proponéis mantener y hacer crecer vuestro vínculo, a pesar de no poder pasar tanto tiempo juntos como os gustaría, la experiencia puede resultar enriquecedora. De hecho, varios estudios recientes, como el realizado por Jiang (Universidad de Hong Kong) y Hancock (Universidad de Cornell, EEUU) llegan a la conclusión de que las relaciones a distancia pueden ser más estables y exitosas que aquellas donde no existe lejanía geográfica. Esto sucede porque, si se mantiene una actitud positiva, las parejas se esfuerzan en comunicarse más y mejor, lo que provoca que se cree un vínculo de intimidad más firme.
  2. Potenciad la frecuencia de los contactos a través de los medios que os sean más cómodos (teléfono, videoconferencia, email, etc). Diferentes estudios han destacado que, para conservar la conexión emocional con la pareja, es más importante la frecuencia con la que se establecen los contactos que no la duración de las conversaciones. Si se comunica a menudo, la sensación «de estar separados» se minimizará; en cambio, si no se establece contacto en muchos días, es más probable que el desconocimiento de los pequeños detalles del día a día terminen provocando una gran separación emocional.
  3. Reservad unos horarios fijos para poderos comunicar. Estableced una franja de tiempo para dedicarla a vosotros, sin interrupciones, tal como haríais si tuvierais una cita presencial. Podéis, por ejemplo, acordar una llamada cada tarde después de llegar de trabajar, mantener una videoconferencia mientras cenáis, despertar con una llamada de buenos días, etc … Mantener el contacto será mucho más sencillo si lo hacéis así que si quedáis en llamar cuando se tenga un rato libre, sin precisar el momento. Además, el hecho de compartir momentos cotidianos (como sería el caso de la cena «juntos pero separados» mientras se mantiene una videoconferencia) da más sensación de proximidad.
  4. Tratad de gran variedad de temas de conversación. Desde temas más profundos hasta cuestiones más banales o del día a día, tal y como haríais si la relación no se viera afectada por la distancia. No se centre en hablar sólo de cómo se encuentre en falta, de la separación existente y del tiempo que hace que no se vea, ya que esto sólo afianzará el sentimiento de lejanía entre ambos.
  5. Planificad hacer las mismas actividades (y si puede ser a la vez, mejor). Por ejemplo, podéis mirar el mismo programa de televisión simultáneamente e irlo comentando, tal y como si compartiéramos el sofá de casa, escuchar música a la vez o bien «ir de compras» juntos, mediante la opción de compra en las tiendas online. Considerad qué actividades os gustaría hacer a ambos, y cómo puede adaptarse con el factor distancia en juego.
  6. Mostraros confianza y apoyo recíprocamente. A pesar de estar separados, haced saber al otro miembro de la pareja que no está solo, que puede contar el uno con el otro en los momentos y en las decisiones clave y, lógicamente, actúe en consecuencia en su caso.
  7. Sorprendeos con pequeños detalles. Si ser detallista es importante en cualquier relación, en una donde hay más o menos momentos de vivir separados es fundamental, ya que estos gestos harán que cada miembro perciba que el otro está siempre presente. Enviar una carta de amor o un pequeño regalo de forma inesperada mantendrán viva la llama de la relación tanto o más que preparar grandes regalos en ocasiones especiales.
  8. Precisad de forma clara como distribuiréis el tiempo cuando os reencontréis. Intentad disfrutar de tiempo de calidad juntos: no dejéis demasiado margen a la improvisación, ya que corre el riesgo de desaprovechar los ratos que puede compartir juntos. Acordad también qué parte del tiempo pasareis solos y qué acompañados (familia, amistades, etc) con el fin de no generar malentendidos más adelante.
  9. Hablad siempre de forma sincera entre vosotros: si cualquiera de los dos percibe que la relación se está viendo demasiado afectada por los períodos de separación geográfica, es necesario que lo transmita lo antes posible al otro miembro. Sólo así podrá tratar de replantear la dinámica de la relación y de valorar aspectos como la disminución de la frecuencia y / o la duración de los viajes o, incluso, la posibilidad de cambiar de residencia. Si dejáis pasar el tema y no lo tratáis en los primeros momentos, la relación acumulará frustración, resentimiento y falsas expectativas, que pueden acabar provocando una ruptura.franky242

Esperamos que estos consejos os hayan resultado de utilidad; recordad que la verdadera distancia afectiva no depende de la separación geográfica sino de la conexión emocional que la pareja establezca.

IMÁGENES CORTESÍA DE NENETUS I FRANKY242 A TRAVÉS DE FREEDIGITALPHOTOS.NET
Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar

EL FENG SHUI Y LA PAREJA

13 octubre 2015

Hace unos días, SamSara acogió la conferencia: «El Feng Shui i la parella» a cargo de Rosa Riubo, consultora profesional de este arte milenario. El éxito de asistencia y el gran interés mostrado por todos los participantes nos ha motivado a ofrecer esta nueva entrada, sobre la temática tratada en dicha conferencia: cómo puede ayudar el Feng Shui a la hora de encontrar pareja y de mejorar las relaciones afectivas.

thumbnail2_20080612155219_3439_808527de-c948-4736-bc84-5738c5308d45

¿Qué es el Feng Shui?

Es un sistema filosófico taoísta que, mediante el empleo y distribución del espacio, de forma armónica y consciente, pretende ejercer una influencia positiva sobre las personas que habitan este espacio. Defensa tres principios:

  1. Todo está vivo.
  2. Todo está relacionado.
  3. Todo cambia.

Se basa en la existencia de una energía envolvente o aliento vital, llamado Chi, que ve modificado su flujo según la forma y disposición del espacio, los cambios temporales y las orientaciones. Así pues, el Feng Shui estudia los movimientos de esta energía y cómo nos afecta, expresada con colores, formas y elementos.

Existen tres tipos de energía: la energía del cielo (nos viene dada), la personal (nos permite transformar la energía del cielo) y la de la tierra (del entorno).

A través de la práctica del Feng Shui, adaptamos el entorno para alcanzar unos determinados cambios personales internos: estas modificaciones son posibles porque hay una relación entre el equilibrio exterior y el interior. Por lo tanto, si cambiamos el entorno de la manera adecuada, podremos mejorar y potenciar nuestro interior.

Cómo puede ayudar el Feng Shui en las relaciones afectivas?

Las relaciones personales son una prueba constante que nos lleva a manifestar expresiones de nosotros mismos. En muchas ocasiones, además, nos hacen ser conscientes de la necesidad de cambiar ciertos aspectos personales.

A menudo, sin embargo, hacer cambios internos puede ser una tarea compleja. En cambio, si partimos de los presupuestos del Feng Shui, podemos facilitar estas modificaciones con la ayuda del entorno más íntimo, nuestro hogar.

Nuestra casa refleja muchos aspectos personales: creencias, emociones, pensamientos, etc. La práctica del Feng Shui en nuestro hogar puede ayudarnos a manifestar todo lo que deseamos en una relación.

Crea un espacio para el amor:

Si queremos tener pareja, es indispensable crear espacio para el amor. Hacerlo a nivel externo, ayudará a que también se cree a nivel interno. Podemos seguir estos consejos:

  1. Ordenar el hogar.

El orden es muy importante: cuando nos deshacemos de todo aquello que nos limita y que apretado nuestro hogar, conseguimos que nuestro interior se expanda. Es importante que tiramos o regalamos todos aquellos objetos que no sean útiles, y también aquellos que nos hagan estar ligados a ciertas emociones o recuerdos (fotos de relaciones anterior, por ejemplo). Si quieres conservar algunos de estos recuerdos, no los pongas a la vista.

  1. Limpiar tu interior.

Escribe una carta para soltar el pasado. Liberarte de las emociones ligadas a una relación anterior te ayudará a iniciar una relación futura, al tiempo que también fomentará que evites repetir patrones de conducta y de gestión de las emociones anteriores. Esta carta debe ser dirigida a alguien a quien le guardes resentimiento (una ex pareja), y puede seguir un formato como este: «Yo, …., te perdono a ti, ….., por …. … «. Como clausura: «Te perdono y me libera. Gracias. Te quiero «. Una vez terminada, no se envía al destinatario, sino que se ha de quemar: con este acto simbólico, hacemos limpio y nos preparamos para iniciar una nueva relación.

  1. Descubrir tu equilibrio y completar las carencias.

Nos sentimos atraídos por aquellas personas que completan nuestras carencias personales. Esta atracción es una forma de compensar lo que nos falta: deseamos sentirnos plenos y alcanzar el equilibrio. De este modo, mediante la relación con las personas que nos «completan», podemos aprender a desarrollar la calidad que nos faltaba en un principio y, de forma inversa, ayudar a la otra persona a potenciar sus carencias a partir de nuestras cualidades. Completar carencias en pareja significa hacer crecer la relación; es fundamental que este proceso vaya al unísono y sea bidireccional.

A nivel del entorno cercano, podemos ayudarnos a alcanzar el equilibrio con la modificación de nuestro hogar, a través de la introducción de aquellos elementos que puedan «compensar» las carencias personales.

Existen 5 elementos vitales que, de forma ideal, deberían estar en equilibrio, y que determinan nuestra forma de ser:

Agua-Fuego-Madera-Tierra-Metal

Estos elementos se aplican según color, forma, material y simbolismo

 

AGUA : Sentimiento y sensibilidad

agua

-Fuentes y recipientes con agua.

-Pescado, acuarios, Ecosferas.

-Espejos, vidrio.

-Colores: negro y azul.

-Invierno.

 

MADERA: Creatividad, prototipo del «artista»

madera

-Muebles de madera y accesorios.

–flores y plantas. Textiles y cortinas, tapicería con dibujos florales.

-pinturas y fotos de paisajes, jardines y plantas.

-Colores: todas las tonalidades de verde.

-Primavera

.

 

FUEGO: Pasión yiniciativa

fuego

-Luces, de todo tipo: eléctricas, solares, velas, etc.

-Animales (domésticos y en estado natural). Fotos y cuadros de animales.

-Pirámides, triángulos, conos.

-Colores: Rojo y naranja.

-Verano.

 

TIERRA: Seguridad, orden, planificación

tierra

-Arena.

-Cerámica y objetos de arcilla.

-Cuadros y fotos de desiertos.

-Colores: tonalidades de amarillo, ocre y terrosos.

-finales de verano.

 

METAL: cerebral, nervios de acero

metalMetales de todo tipo.

– Rocas y piedras. Arte y esculturas de piedra o metal.

– Formas circulares, ovaladas y arqueadas.

– Colores: blanco, gris y pastel.

– Otoño

 

¿Como completamos las carencias?

Haz un listado de las cualidades que te faltan y:

-Plantear la inclusión en tu hogar de las formas, colores, materiales o símbolos del elemento relacionado con esta calidad. . Si introducimos en nuestro hogar cambios en consonancia al / nuestro / s elemento / s «débiles», podemos favorecer el equilibrio personal.

-una vez identificadas estas carencias, desarrolla la foto también a nivel interior, para completar el trabajo realizado en el entorno.

El diseño de una habitación Feng Shui

-Elige una cama con cabezal que lo separe de la pared y con dos mesitas iguales: si estamos buscando pareja, debemos potenciar el número dos, representativo de la pareja. Así, trata de incluir dos lucecitas iguales (para potenciar la energía a ambos lados de la cama) y si colocas algún elemento decorativo, que sea también por partida doble.

-Ubica la cama de forma que pueda entrar en ella por ambos lados.

-No guardes objetos debajo de la cama, y ​​de ser inevitable, que sean objetos blandos (sábanas, toallas, etc).

-Pon una alfombra a los pies.

-Evita la televisión y colocar espejos que reflejen la cama.

-Incluye imágenes románticas y de paz, y evita poner fotos en las que aparezcas solo / a.

-Priorizar en la decoración los colores pastel, cálidos: rosa, beige, salmón. Evita el azul y las imágenes de agua, ya que pueden provocar muchos movimientos emocionales.

-Localiza el área del amor y potenciala. Esta área se sitúa al entrar en la habitación, al fondo y a la derecha

.

feng-shui-dormitorio-espejo-34142-1

Si está interesado en el Fegn Shui y desea ampliar conocimientos y / o contactar con un profesional, le recomendamos que consulte la web de Rosa Riubo: www.riubo.com . Aprovechamos la ocasión para agradecerle a Rosa su colaboración con Samsara, indispensable para la realización de este artículo.

Facebooktwitterlinkedinmail 0 Comentarios, Opinar