Aprende a gestionar la dependencia emocional

29 junio 2019

En el artículo anterior hablamos sobre qué es la dependencia emocional y qué pasos puedes seguir si la detectas. A menudo aparecen situaciones que, si se perpetúan en el tiempo, pueden generar un vínculo codepediente con tu pareja. A continuación exponemos cuáles son las más frecuentes y te ofrecemos las claves para gestionarlas adecuadamente:

Toma las riendas de tu vida: intenta mantener el control de las decisiones y acciones que te afectan directamente y no dejes que tu pareja los determine por ti. Mantener una relación no significa renunciar a todo lo que no gira alrededor de la pareja (amistades, vida laboral, necesidades personales, aficiones…), ni a que uno de los miembros decida por ambos. Es esencial cuidarse y respetarse a sí mismo, ya que sólo si se parte de esa base puede establecerse un vínculo sano y bidireccional con la otra persona.

No pretendas controlar la vida de tu parella. A su vez, si siempre estás controlando qué hace o con quién está, si tomas todas las decisiones y / o tu pareja debe consultarte antes de hacer nada por él / ella mismo, la relación será también desequilibrada. Es imprescindible que el / ella y tu mantengais un espacio propio, individual, que os ayude a oxigenar y a reforzar el vínculo.

Reconoce que no existen las relaciones perfectas: asume que en cualquier relación surgen conflictos, más o menos importantes, y que es responsabilidad de ambos saberlos reconducir. Explora diversas estrategias de resolución de conflictos, siempre de forma respetuosa para ti y para tu pareja. Esto os ayudará a conoceros mejor y a detectar cuál es la forma más adecuada para gestionar los problemas que puedan surgir.

Aprende a expresar tus necesidades y a comunicarte de manera clara: no pretendas que tu pareja adivine qué deseas o qué rechazas. Ten en cuenta que, por mucha complicidad que exista entre vosotros, él o ella no puede leerte la mente En el mismo sentido, es necesario que seas explícito / a a la hora de hablar y de definir cuáles son los límites personales tuyos y suyos. Si lo haces así, podrás evitar malentendidos (por ejemplo, sobrepasar un límite del otro miembro sin ser consciente).

Evita el uso de insultos en las discusiones, ya que esto te desacreditará, te hará perder el respeto y mermará la confianza en la relación. Habla siempre desde la positividad y emplea críticas constructivas. En caso de recibir esporádicamente un insulto, intenta identificar qué hay más allá de la palabra desagradable: qué te quiere transmitir tu pareja y por qué ha empleado esa palabra. Hazle ver que no es la forma más adecuada de afrontar los problemas. Debes ser firmemente consciente de que no hay que permitir ningún tipo de humillación y que el respeto es un derecho innegociable.

Aprende a detectar conductas perjudiciales o adicciones en la pareja. Observa si existe cualquier hábito o práctica perjudicial que interfiera en el curso de la relación. Si identificas alguna, analiza cuál es tu papel en su aparición y / o en su mantenimiento. Recuerda que en estas circunstancias es imprescindible buscar ayuda externa, por parte de personal cualificado, y que en ningún caso debes adquirir el rol de «salvador» del otro.

Para finalizar, ten presente que ser una persona emocionalmente independiente no significa ser incapaz de amar. Al contrario, sólo cuando se parte de la independencia -tuya y suya- puede desarrollarse una relación amorosa madura, estable y razonable, donde ninguna de las dos partes sea eclipsada por la otra.

 

 

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

Cómo superar la dependencia emocional

22 mayo 2019

El amor es un sentimiento relacionado con la capacidad de dar, de comprender, de ayudar, de apoyar, de sentir afecto hacia alguien, … e idealmente tiene que ser bidireccional. Así entendido, amar es una acción sana, basada en la reciprocidad y que implica el crecimiento y la complementariedad entre la pareja.

Sin embargo, a veces es fácil confundir los límites entre el amor saludable y la dependencia afectiva. La dependencia emocional supone una necesidad de afecto extrema y continua, a menudo acompañada de posesividad, de tal forma que mantener una relación de pareja resulta casi una “adicción”.
El denominador común de esta dependencia es el miedo desmesurado a perder al/la compañero/a sentimental, a menudo originada por una carencia de autoestima. La persona codependiente hace girar toda su vida alrededor de la pareja, es decir, la percibe como la única fuente de seguridad personal.

Superar los vínculos dependientes es un proceso que requiere paciencia y tiempo, puesto que para lograrlo con éxito es importante detectar donde está el origen de esa manera de relacionarse.

Consejos para trabajar la dependencia emocional

En primer lugar, hace falta que la persona reflexione y se autoanalice: es decir, que determine cuáles son las prioridades personales y detecte los aspectos satisfactorios y los que generan malestar. A su vez, es importante identificar las emociones asociadas a todos estos aspectos. Se puede empezar haciendo una lista de adjetivos que definan a la persona y otra lista de categorías («situaciones/cosas que me gustan», «cosas que me hacen enfadar», …) desde un punto de vista individual, sin citar en ellas a la pareja. Considerarse como una persona independiente de la pareja (y no como una extensión de ella) es el primer paso para superar una relación codependiente.

Una elevada proporción de personas que se involucran en relaciones codependientes durante la edad adulta han crecido en un entorno familiar donde los padres y/o personas muy próximas mantenían este tipo de vínculos. En dicho contexto, es muy fácil que los niños/as aprendan determinadas formas de relacionarse que, a pesar de no ser saludables, acaben interiorizándose y normalizándose. Hay que evaluar, pues, los modelos de relación aprendidos durante la niñez y valorar si han sido los adecuados. En caso de que la respuesta sea negativa, primero es fundamental aceptar los errores de los padres y segundo, tomar conciencia que no se debe ser víctima del pasado y que hay que trabajar para restablecer unas pautas de relación normales. Se debe ver la codependencia como una conducta adquirida que puede (y que tiene que) modificarse.

Después de hacer este ejercicio es muy posible, como decíamos más arriba, que se haya detectado una baja autoestima: es imprescindible trabajarla; la autoestima no es algo innato sino que se ha de hacer crecer por voluntad y decisión propias. La consulta con un profesional puede ser muy beneficiosa para ayudar a potenciar la autoestima y para trabajar también la asertividad.

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

¿Se acaba el amor en la pareja?

27 marzo 2019

¿Te has planteado alguna vez si el amor tiene fecha de caducidad?

La cultura popular ha difundido un modelo de relación de pareja idílico, donde la «luna de miel» es perpetua y no existe espacio para los desencuentros o las dificultades. La realidad, sin embargo, es muy distinta de este cliché: el amor es algo vivo, que cambia y evoluciona constantemente y que no siempre se expresa con «fuegos artificiales» y «mariposas en el estómago».

El amor es energía, por lo tanto no se acaba, sino que se transforma y adopta unas características particulares en relación a la etapa vital en la que se encuentra la pareja.

Amar supone un aprendizaje donde se debe tomar consciencia de las fases que se suceden en el curso de la relación. Conocer dichas fases puede ayudarte a mejorar la calidad de tus relaciones afectivas y a establecer un vínculo más sólido con tu pareja.

FASES DEL AMOR

Enamoramiento:

Es la etapa que identificamos con el amor pasional. Los expertos también la llaman limerencia.

Durante esta fase, tal y como hemos explicado en artículos anteriores, se ponen en marcha todos los circuitos neuroquímicos del amor. Nuestro organismo libera dosis elevadas de serotonina, dopamina, noradrenalina y oxitocina, sustancias que favorecen el bienestar, el optimismo, el placer y la euforia.

Esto provoca que en los inicios de una relación nos sintamos llenos de energía y con una percepción positiva de la vida. Se manifiesta con pensamientos constantes hacia la otra persona,  excitación, nerviosismo y cierta inestabilidad emocional.

Esta etapa tiene una duración relativamente corta, que puede oscilar entre tres o cuatro meses a un año y medio-dos años, como máximo.

Conocimiento y confianza:

Se relaciona con el concepto de amor romántico.

Es el momento de las conversaciones largas, donde la pareja desea conocerse en profunidad, y que implica empezar a establercer una conexión emocional más estrecha.

Durante esta etapa se construyen los fundamentos de la confianza: ambos miembros han de partir de una actitud empática y valorar las necesidades, miedos y aspiraciones de forma recíproca, el uno del otro.

Amor maduro:

Es la fase més racional, en la que se consolida la relación de pareja y se establece un compromiso real.

El vínculo ya no se basa en la pasión, sino en la comunicación, la lealtad y la capacidad de negociación.

Es la etapa donde la novedad puede convertirse en «rutina» y muchas personas empiezan a plantearse que la relación ha perdido fuelle o, subjetivamente, sientene que «ya no es como antes».

La rutina y un exceso de confianza  pueden provocar que aparezcan malentendidos y conflictos.

Para gestionar dichos conflictos ambas personas deben aceptarse y, sobre todo, esforzarse para mantener la situación de equilibrio entre el dar y el recibir bidireccionalmente. A su vez, es importante también que exista un espacio personal, individual, de cada miembro. Esto permitirá que la relación se oxigene y que se pueda construir un espacio de pareja más saludable y enriquecedor.

Recuerda que para vivir una relación de pareja satisfactoria es importante estar dipuesto/a a aprender y a evolucionar en la relación, y a disfrutar de los momentos únicos que acompañan a todas y cada una de las etapas.

 

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

Cómo mejorar tu vida a través de la Ley del Espejo

17 febrero 2019

La Ley del Espejo, en el ámbito de la psicología, defiende que todo lo que nos pasa en la vida es el resultado de lo que ocurre en nuestro interior. Según esta ley, la vida es un espejo que permite ver como somos a nivel personal y nos da la oportunidad de modificar y desarrollarnos hasta donde cada uno quiera llegar.

Esta propuesta, en las relaciones humanas, viene a decir que los sentimientos negativos hacia alguien provienen de nuestro interior y no directamente de la otra persona. Los sentimientos, creencias y pensamientos, pues, se originan en «nuestro corazón» y nosotros somos los últimos responsables de gestionarlos adecuadamente.

Según Kant, no vemos a los demás tal y como son, sino que los vemos tal y como somos nosotros.

Las emociones desagradables que nos suscitan los otros pueden ser el reflejo de algún aspecto propio que no queremos ver, que debemos tener en cuenta y trabajar para modificarlo. Es decir, no debemos buscar la solución a los problemas externamente, en los demás, sino que es necesario ser autoconscientes y poner voluntad para cambiar aquello interno que lo genera.

Yoshinori Noguchi, experto en coaching, propone que para alcanzar la paz interior debemos ser capaces de perdonar (perdonarnos primero nosotros y luego a los demás). Perdonar, para Noguchi, es liberarnos del pasado y vivir el presente con calma, sin reproches. En su obra «La Ley del Espejo» explica cómo aprender a perdonar y mejorar la vida en 8 pasos:

  1. Haz una lista con las personas a las que no puedes perdonar. La relación con los padres es muy importante, así que reflexiona especialmente si existe rencor o desagradecimiento hacia el padre o la madre.
  2. Expresa los sentimientos que te provocan esas personas. Escríbelos tal y como te salgan, aunque sean insultos. Si la rabia, la ira, la tristeza, … te hacen sentir ganas de llorar, hazlo.
  3. Busca los motivos. Piensa en lo que hizo la persona a la que no puedes perdonar y piensa también por qué crees que actuó así. No la juzgues, intenta comprender que actuó así por inmadurez o debilidad. Quizás estas acciones intentaban evitar el dolor o buscaban proporcionar placer.
  4. Escribe todo aquello que puedes agradecerle a aquella persona.
  5. Usa la palabra perdón. Repite en voz alta «para la felicidad y calma propias, perdono a… «. Repítelo al menos 10 minutos.
  6. Escribe de qué querrías disculparte ante la otra persona.
  7. Anota qué has aprendido y qué te ha aportado. Piensa también cómo podrías haberla tratado para tener una relación más feliz.
  8. Finalmente, declara «perdono a…».

Todos tenemos derecho a cometer errores, ten en cuenta que son necesarios para aprender y evolucionar; no olvides ser compasivo. Recuerda siempre la ley de espejo: la vida te tratará igual que te tratas a ti mismo.

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

El nuevo arte de enamorar: un libro del prestigioso psicólogo Antoni Bolinches

7 enero 2019

Antoni Bolinches nos presenta su nuevo libro “El nuevo arte de enamorar”, en el que afirma que “mientras la mayoría de los hombres siguen buscando mujeres que ya no existen, casi todas las mujeres aspiran a encontrar hombres que todavía no existen”.

Antoni Bolinches es Psicólogo Clínico, Sexólogo y Terapeuta de Pareja, miembro de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears, además de un conocido escritor y pensador humanista, creador de “La Terapia Vital” y autor de exitosos libros de psicología y autoayuda.

Según el autor, para la mayoría de los hombres la búsqueda de la mujer que tienen en sus mentes ha quedado desfasada y será necesario que aprendan a realizar una búsqueda más acorde con la realidad de la mujer actual, a la vez que las mujeres deberán darse cuenta de la dificultad en encontrar a ese hombre idealizado, que aún no se ha puesto al día.

Esta evidente contraposición entre las distintas expectativas de cada sexo es la que produce el actual clima de desorientación masculina y un cierto desencanto femenino.

El modelo de relación clásico de hombre-dominante y mujer-dominada está en clara regresión, pero la alternativa de un proyecto más actual, más simétrico e igualitario todavía no está ni definido ni estructurado, ya que la educación en este sentido aún no ha podido apartar el viejo modelo de la mentalidad en la que nos movemos; aunque hay que reconocer que en los últimos años se ha producido una línea de pensamiento más progresista que está ayudando a cambiar lentamente los modelos de pensamiento social.

Antoni Bolinches insiste en su libro en que “todos debemos implicarnos en la búsqueda de este nuevo modelo de relación entre hombres y mujeres, que debe fundamentarse en dar valor a lo complementario, al respeto mutuo a la diferencia y al deseo de compartir”.

El principal objetivo de su libro es revisar comportamientos largamente instaurados en nuestra sociedad con la finalidad de ayudar a que los hombres actuales encuentren un nuevo modelo de relaciones sentimentales que esté en sintonía con las necesidades y expectativas de las mujeres de hoy, que desean vivir sin subordinaciones ni servidumbres sus relaciones amorosas con los hombres.

Bolinches afirma que “en un futuro las relaciones mujer-hombre o serán simétricas o no serán”. Se termina el tiempo de las imposiciones y empieza el de las negociaciones. Desaparece el predominio masculino, pero sin que ello suponga necesariamente que deba imponerse el femenino, ya que lo ideal debe ser un proyecto donde exista la coordinación afectiva y el pacto emocional por ambas partes.

Para contribuir a ello es necesario que los hombres sean capaces de entender que para enamorar a las mujeres de hoy ya no pueden ampararse en los privilegios del ayer.

En el libro Bolinches nos conduce de la seducción al enamoramiento y del enamoramiento al amor, explicándonos que éste es un proceso clave para la felicidad de cualquier persona. En el transcurso de sus páginas nos va descubriendo las diversas dinámicas en el arte de enamorar que le lleva a la conclusión que para establecer relaciones de pareja enriquecedoras “es mejor corregirse para alcanzarlas que  lamentarse por no tenerlas”.

El libro está publicado por Amat Editorial.

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

APRENDE A MODIFICAR TUS PATRONES EN LAS RELACIONES DE PAREJA

24 octubre 2018

En la entrada anterior de nuestro blog hablábamos de los tres patrones de conducta más habituales en las relaciones de pareja: el pasivo, el agresivo y el empático asertivo. Te identificas con alguno de los tres modelos? Crees que adoptas una forma de interacción pasiva o agresiva y te gustaría modificarla ?

A continuación te contamos qué puedes hacer para cambiar con éxito tu forma de vivir las relaciones.

El primer paso es la observación: presta atención a cuáles son tus pensamientos y sentimientos y en como los transmites. Asimismo, observa a tu pareja: escucha con atención, de forma activa e intenta ponerte en su lugar.

Plantéate algunas cuestiones:

Crees que tus parejas han tenido algunas características comunes?

Las relaciones anteriores se han roto siempre por el mismo motivo?

Hay similitud entre la forma de ser de tu pareja y la de tu padre / madre?

Puede ser interesante pedir opinión externa: pregunta a tu entorno, a un amigo o familiar, si detecta la existencia de algún patrón recurrente.

Cuando lo hayas detectado, intenta encontrar cuál puede ser su origen, ya que muchas veces provienen de eventos vividos o aprendidos durante la infancia. Haz una reinterpretación: piensa que aquella conducta no es tuya, que tienes el poder de decisión de no repetirla y que puedes generar una conducta alternativa propia mucho más adecuada y positiva.

Si empiezas una nueva relación afectiva, presta mucha atención a todos aquellos indicios que apuntan a que estás repitiendo un patrón. Cuanto antes los identifiques, más fácil será frenarlos.

Toma conciencia de tu parte de responsabilidad en la dinámica afectiva. Piensa que los roles de las relaciones se retroalimentan. Así pues, una persona con una conducta pasiva puede acentuar esta tendencia si se relaciona con alguien más dominante. Es importante que habléis sobre cómo os sentís ambos miembros en el contexto de la relación.

No es recomendable que intentes cambiar al otro. Los cambios sólo son efectivos si la persona implicada lo hace de manera voluntaria y sin coacción. Valora, pues, si te compensa tener una relación con alguien que te hace repetir una forma de conducta poco beneficiosa.

Los patrones afectan a ambos miembros de la pareja, por lo que para lograr una modificación permanente debe haber un acuerdo y una intención por parte de ambos de modificar la dinámica establecida.

Hay que tener presente, sin embargo, que algunas relaciones de parejas sólo funcionan si se presentan determinados patrones. Es decir, que si cambian las reglas, el vínculo se deteriora. Entonces es cuando se deberá valorar si la relación puede o no continuar y cuáles son los pros y contras de tomar una u otra decisión.

Trabaja la autoestima: para poder lograr una relación armoniosa es necesario que aprendas a amarte y a revalorizarte a nivel individual. Recuerda que eres una persona «completa» y no la mitad de una naranja. Una relación saludable se fundamenta en el enriquecimiento mutuo y recíproco.

Esperamos que estos consejos te ayuden a adoptar un patrón de conducta más positivo y saludable en tus relaciones de pareja.

 

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

DESCUBRE CUÁL ES TU PATRÓN DE CONDUCTA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

2 octubre 2018

Las relaciones humanas se establecen y se mantienen a través de los procesos dinámicos de comunicación verbal y no verbal. En el ámbito de la pareja, en concreto, mantener una buena comunicación de manera constante es vital para garantizar el buen estado de salud de la relación.
Comunicarse, sin embargo, más allá del contenido concreto o de la temática que se quiere transmitir: el estilo o la forma utilizada a la hora de difundir el mensaje es tan importante como este contenido.

Los estilos de comunicación generan patrones de conducta que se instalan en una relación concreta. A menudo, incluso, estos patrones se generalizan y se repiten una tras otra con diferentes parejas, por lo que pueden conducir directamente al éxito o a la ruptura sentimental. A continuación explicamos cuáles son los patrones más habituales.

 

PATRONES DE CONDUCTA FRECUENTES EN LAS RELACIONES AFECTIVAS:

Patrón pasivo: se caracteriza porque la persona no expresa sus puntos de vista ni sus sentimientos. Además, tiende a conformarse y priorizar las necesidades del otro por delante de las propias. Tiene miedo a decepcionar o a no gustar al otro miembro de la pareja y, por eso, intenta ser complaciente y evitar cualquier tipo de conflicto. Esta evitación se traduce en falta de comunicación, que a largo plazo puede generar mucha frustración propia y resentimiento hacia la pareja.

Habitualmente, este patrón sumiso suele emparejarse con un patrón más dominante, en el que la persona toma la iniciativa y carga todo el peso de la relación. Puede llegar un momento concreto en el que ambas partes se den cuenta de la dinámica y decidan modificarla para encontrar un punto de equilibrio. Entonces, la persona dominante cede más espacio y responsabilidad y la pasiva coge más peso en la relación. A menudo, sin embargo, estos cambios no se mantienen en el tiempo: el patrón dominante volverá a imponerse y el pasivo a quedar relegado en un segundo plano

Patrón agresivo: la persona se comunica de manera demasiado vehemente, siempre está en desacuerdo y adopta una actitud dura y extremadamente crítica hacia la otra persona. La agresión puede llegar a materializarse y manifestarse mediante insultos, gritos, coacciones o a través de formas más sutiles o implícitas, como el sarcasmo o el humor ácido. Esta forma de interacción utiliza la humillación para mantener el control de la relación, para priorizar necesidades y para generar inseguridad e indefensión al otro miembro de la relación.

El patrón agresivo a menudo se pone de manifiesto cuando surgen discusiones por celos. Aunque posteriormente exista una reconciliación, es frecuente que estos episodios se repitan cíclicamente, por lo que se crea una dinámica de celos-pelea-reconciliación que acabará incidiendo negativamente en la relación.

Patrón empático asertivo: la persona puede expresar emociones y puntos de vista (positivos y negativos) de manera libre, directa y sincera. Existe un respeto bidireccional y recíproco: puede pedir favores y aceptar las peticiones de su pareja pero a la vez también tiene la capacidad de decir o de aceptar un «no». La base de este tipo de patrón se fundamenta en el diálogo y la empatía, en la distribución de las responsabilidades de manera equilibrada y en la cooperación conjunta como pareja. Este estilo comunicativo no esconde los conflictos ni evita las discusiones, sino que las utiliza para aprender y hacer crecer la relación. La elección de este patrón ayuda a establecer una relación de pareja sana.

Reconoces cuál es tu patrón de conducta en pareja y te gustaría modificarlo? En nuestro próximo artículo te explicaremos cómo puedes hacerlo.

 

Escrito por Judit Lachica Bravo

Psicóloga Consultora de SamSara

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

¿SABES QUE OCURRE CUANDO TE SIENTES ATRAIDO/A SEXUALMENTE POR ALGUIEN? DESCUBRE EL SECRETO DE LA QUÍMICA SEXUAL

1 marzo 2018

No lo puedes remediar. Te encanta. Te atrae. Y por más que intentes controlarlo, sientes que te activa de forma irremediable.
Tampoco lo puedes remediar. Te repele. Te aleja. Y por más que intentes cambiar esta sensación, no hay manera.
Y es que el deseo sexual, no es ciego y es sin duda, uno de los conceptos más difíciles de definir.
No existen reglas fijas que indiquen por que deseamos a alguien, pero lo que está claro es que el deseo tiene un fuerte componente mental.
Psicólogos y sexólogos coincidimos en que, además, también entran en juego un componente de aprendizaje sentimental (susceptible a ser trabajado y modificado) e incluso factores genéticos.
¿Por qué un beso puede ser tan determinante, pudiendo generar ganas de más o apagando la llama que alguien nos generaba?
Parte de la responsabilidad la tienen unas sustancias químicas llamadas feromonas. Éstas viajan a través del olor corporal y del beso, y nos inclinan al bienestar y al encuentro con los demás.
Pero las feromonas no son las únicas responsables, las hormonas también tienen su papel.
Te las presentamos:
– La Dopamina: es la hormona del placer. Se produce durante las experiencias gratificantes. Experimentamos una repentina ráfaga de dopamina cuando nos atrae una persona.
– La Oxitocina: es la hormona del amor y sus niveles incrementan cuando nos enamoramos.
– La Testosterona: clásicamente vinculada a los hombres, también se encuentra en la mujer, aunque a niveles más bajos. Es la hormona del deseo sexual y se encarga, entre otras funciones de generar la excitación en ambos sexos.
– La Vasopresina: es la hormona de la monogamia, también se describe como la atenuadora del deseo sexual del hombre.
Con un papel más secundario, pero no menos importante, aparecen los estrógenos y la progesterona.
– Los estrógenos: influyen en la vida sexual, estimulando el deseo y las habilidades para un encuentro erótico. Aunque son el principal grupo de hormonas sexuales femeninas, no son hormonas exclusivas de las mujeres.
– La progesterona: reduce el deseo y, como puede producir malestar anímico, obstaculiza el encuentro erótico.
Al mantener una relación sexual satisfactoria, el nivel de oxitocina en la mujer incrementa, y por ello, tiene muchas más posibilidades de enamorarse de su compañero.
Al eyacular durante un encuentro sexual, en el hombre disminuyen sus niveles de testosterona, deja de tener interés en esta pareja y busca otra que incremente su deseo.
El hombre, para vincularse emocionalmente, necesita mantener el deseo de una manera consistente durante un tiempo, y, de este modo, vuelven a entrar en acción la vasopresina y la oxitocina, dando lugar al deseo de mantener una relación estable y duradera.
En definitiva, ¡¡no todo es cuestión sólo de química en el deseo sexual, pero ésta pega con fuerza!!
En nuestro próximo post os daremos aquellas claves del lenguaje no verbal en una primera cita… porque no sólo nos comunicamos con las palabras, nuestro cuerpo y gestos pueden decir mucho más… ¡No os lo perdáis!

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

¿SABES QUÉ OCURRE CUANDO ESTÁS ENAMORADO/A?

16 enero 2018

Si alguna vez has estado enamorado/a te interesa este post!
¿Sabes por qué, cuando te enamoras, experimentas ciertas sensaciones o reaccionas de ciertas maneras?, ¿Sabes qué ocurre en tu cerebro al ver/pensar/estar con esa persona que te ha “robado el corazón”?
¿Sabes por qué, cuando estás enamorado/a, sientes nervios en el estómago al hablar o al pensar en esa persona? una ruborización que parece que no puedes controlar, y un sinfín de sensaciones más… ¿Crees que es simplemente el azar?
La respuesta es ¡NO!
El amor es una de las sensaciones más extraordinarias de las que puede disfrutar un ser humano. Infinidad de veces estudiado, se ha constatado que el enamoramiento supone un proceso en el que la química entra en juego, y por tanto se dan cambios a nivel cerebral.
Este proceso implica principalmente a neurotransmisores (sustancias químicas que se encargan transmitir señales desde una neurona hasta la siguiente a través de las sinapsis), y hormonas (mensajeros químicos que viajan a través del torrente sanguíneo hacia los tejidos y órganos).
Cuando estás enamorado/a, los niveles de dopamina (neurotransmisor asociado a la motivación y concentración), aumentan generando atención, deseo y motivación en todo lo relacionado con el ser amado.
¿Y qué pasa con la famosa serotonina o comúnmente conocida como “la hormona de la felicidad? Justamente lo contrario que con la dopamina, la serotonina se presenta en ¡¡niveles más bajos!! Sí, sí… parece que tenga que ser al contrario, pero numerosos estudios han observado que las personas cuando están profundamente enamoradas, presentan concentraciones más bajas de serotonina siendo afectados en su buen humor y en su estado del sueño…
Parece ser entonces que el enamoramiento tiene síntomas muy parecidos a los que se generan cuando existe una adicción: siempre se buscan dosis altas, existe dependencia física (necesidad de ver a esa persona), tiene lugar una recaída si hay abstinencia, se genera resistencia a esos elevados niveles iniciales de dopamina y hacen falta más ya que no son suficientes… ¿y entonces?, ¿se esperaría que una relación terminase en ese momento, verdad? Pues en ocasiones así sucede… pero, cuando no ocurre, es el momento en que entran en juego la oxitocina y la vasopresina (ambas implicadas en procesos de formación de vínculos de pareja y de sentimientos de conexión y monogamia) cruciales al establecer relaciones estables y a largo plazo.
¡Y eso es lo que queremos en SamSara como matchmakers certificados!, facilitar que puedas encontrar esa persona ideal con la que establecer una relación de pareja estable y duradera y por tanto, colaborar en que tus niveles de oxitocina y vasopresina…¡¡sean mayores!!
Y así es como el amor, (¿pasará igual con el deseo sexual?, ¿se generarán los mismos cambios?) produce cambios en tu cerebro y no en tu corazón!!
¡Sigue atento a nuestro blog ya que hablaremos del deseo sexual en nuestro próximo artículo!

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 0 Comentarios, Opinar

Conoce los 5 beneficios del matchmaking en la búsqueda de tu pareja estable

21 noviembre 2017

En el post anterior te dábamos a conocer en qué consiste el matchmaking y te presentábamos a grandes rasgos la figura del matchmaker como un profesional experto en el campo de ayudar a las personas a encontrar la pareja y más compatible con uno/a mismo/a.
Hoy vamos a ir más allá para que puedas ver qué te aporta este sistema de búsqueda de pareja que, en SamSara, te ofrecemos en exclusiva frente a las otras alternativas que circulan en el mercado.

– Confianza: conocerte es uno de nuestros principales objetivos, por eso lo hacemos de manera individual, cara a cara, coordinando tu calendario y guiándote a través de todo el proceso si lo requieres. Nos reunimos personalmente contigo para determinar tus metas, valores, intereses, necesidades y deseos, considerando de vital importancia establecer un clima de confianza y sinceridad para que la comunicación fluya de manera natural y en un ambiente confortable.

– Privacidad: mantener tu privacidad es primordial. Nos caracterizamos por la discreción, no os facilitamos fotografía de los/las candidatos/as. Dejamos que seáis vosotros/as, quienes, en el caso que queráis, intercambiéis vuestra foto antes de conoceros personalmente.

– Seguridad: este aspecto, sin duda, marca nuestra diferencia con respecto a otros medios de búsqueda de pareja. Todas las personas con las que trabajamos, las conocemos personalmente y les hemos realizado entrevistas y un perfil de personalidad, con lo que te garantizamos veracidad sobre el perfil de los candidatos/as. Puedes vivir los primeros contactos con tranquilidad, sin las preocupaciones y miedos que te pueden generar otras alternativas.

– Servicio personalizado: procuramos conocerte personalmente, centrándonos en tu personalidad única, en tu estilo de vida, en tus gustos, en tus aficiones y en tus valores.
De este modo entendemos exactamente quienes pueden ser candidatos/as adecuados/as para ti.

– Ahorro de tiempo: Con el trabajo que a todos nos absorbe, con las responsabilidades familiares, con las posibles decepciones vividas con anterioridad, el factor “ahorro de tiempo” cada vez cobra más importancia. En SamSara, te facilitamos que no tengas que estar horas y horas en internet buscando perfiles que no sabes si serán ciertos o no, escribiendo miles de presentaciones tuyas aquí y allí, o pasando la tarde solo/a cuando una prometedora cita decide no acudir y no sabes cómo contactar con ella.
El screening (cribado) que hace nuestra matchmaker profesional, Maria del Carme Banús, en base a su formación, conocimientos y experiencia, supone una optimización considerable del tiempo para que tu sólo tengas que encargarte de disfrutar en el conocimiento de tu cita.

Si deseas tener la posibilidad de conocer a personas que buscan una relación de pareja estable, con intenciones serias y formales y con intereses comunes a los tuyos, las profesionales del equipo de SamSara estamos encantadas de acompañarte en tu camino.

Facebooktwitterlinkedingoogle_plusmail 2 Comentarios, Opinar