La Navidad es una de las épocas del año más mágicas y especiales para disfrutar con la pareja, con la familia y con los amigos más cercanos. Tradicionalmente, son unas fechas que favorecen la celebración de grandes fiestas y reuniones con los seres queridos y, además de la alegría y del gozo que supone disfrutar de estas ratos compartidos, la preparación y organización de estos encuentros pueden ir también acompañadas de cierto grado de tensión y de estrés.

¿Qué podemos hacer para minimizar estas tensiones y poder vivir unas buenas fiestas en compañía? A continuación os facilitamos unos consejos que os ayudarán a disfrutar al máximo de la época navideña.

 

id-100490523

La planificación: la clave de gran parte del éxito

Es fundamental planificar con suficiente antelación el calendario y las compras de estas fechas, ya que así se evitarán malentendidos y errores provocados por las prisas de última hora.

En primer lugar hay que tener en cuenta qué días libres tenéis ambos miembros de la relación y cómo deseáis distribuir las celebraciones durante las fechas festivas principales. Sobre todo si es la primera Navidad que pasais como pareja, es importante que habléis, de entrada, acerca de si queris compartir los días con la familia del otro, si prefierís hacerlo cada uno con la familia respectiva o bien si deseáis celebrarlos vosotros dos en la intimidad.

Tened en mente que debe ser una decisión consensuada, fruto de un diálogo donde ambos podáis expresar claramente vuestras opiniones y sensaciones. Si alguno de los dos (o ambos) no veis claro pasar la velada con la familia del otro miembro, es mejor no forzar la situación y dejarlo para más adelante. Recordad que son unas fiestas muy intensas y que pueden generar momentos de incomodidad si no existe la confianza suficiente entre todos los asistentes. En caso de que decidáis pasar alguna de las veladas festivas por separado, es importante que no le hagais saber a las familias respectivas que el otro miembro no ha querido ir. Así se evitará que estos familiares puedan sentirse ofendidos y, consecuentemente, que realicen algún juicio negativo sobre él o ella.

Por otra parte, si decidís aprovechar la ocasión para ampliar el vínculo con los seres queridos de la pareja, es aconsejable que podáis hacer esas presentaciones (al menos con los familiares o amigos más cercanos) antes de las celebraciones navideñas. Así, habréis podido romper el hielo previamente y la atmósfera durante las fiestas será más distendida y agradable.

Independientemente de los encuentros con la familia o los amigos, no debéis perder de vista que, como pareja, vosotros dos constituís el “núcleo familiar” más estrecho. Es por ello que es necesario que dediquéis un tiempo para disfrutar de vosotros dos, sin prisas y sin obligaciones alrededor. Estos momentos os ayudarán a intensificar la conexión entre ambos.

También se debe aplicar la planificación a las compras navideñas. Estableced un presupuesto realista, decidid cómo lo distribuiréis (comidas, decoración, regalos, etc.) y aprovechad para hacer las adquisiciones pronto. Es muy fácil que, motivados por la vorágine durante los días inmediatos a las fiestas, acabéis gastando más de lo esperado y compréis comida y objetos innecesarios. Para evitar que esto ocurra, cuando salgáis de casa intentad ir con una idea y un rumbo fijo y descartad (en la medida de lo posible) las horas punta del comercio.

 

Sugerencias para disfrutar de las fiestas navideñas en pareja

Enviaros una felicitación navideña. Hoy en día, con el uso masivo del correo electrónico y de la mensajería móvil, se ha perdido la costumbre de enviar postales de Navidad. Una forma de sorprender a la pareja es preparándole una felicitación o postal tradicional. Si, además, tiene un sello personal (por ejemplo, la has diseñado tú mismo/a y el texto incluido es un poema o escrito elaborado por ti) aún será mucho más especial.

Regalos sí… pero también durante el resto del año. Es habitual que durante estas fechas nos empeñamos en cuál será el mejor regalo que podemos hacer y, en cambio, el resto del año nos olvidamos por completo de hacer obsequios. Una buena alternativa a los regalos materiales es haceros un obsequio conjunto para compartir (un viaje o un curso de baile, por ejemplo). Y recordad: sorprenderos con pequeños detalles en fechas no señaladas os ayudará a mantener viva la llama del amor.

Dos chefs en la cocina. ¿Os habéis planteado que cocinar los dos juntos puede ser una actividad muy divertida y gratificante? Planificad bien los ingredientes, calculad el tiempo necesario para la preparación, sed realistas con vuestras posibilidades y … ¡manos en la masa!

Aprovechad para hacer activitades relajantes. Como hemos dicho más arriba, es fundamental que os dediquéis tiempo para vosotros dos. Un baño caliente de espuma, acompañado de música suave, puede ser una buena propuesta para compensar las bajas temperaturas y para descansar de las veladas familiares.

Redescubrid la Navidad con los ojos de un niñoA menudo, a medida que pasan los años, la intensidad con la que vivimos la Navidad va disminuyendo. Olvidaros por unos días de las preocupaciones y dejaros llevar por la magia de la Navidad: visitad los mercados de Santa Lucía, pasead cogidos de la mano bajo las luces navideñas, preparad la decoración y el Tió, escribid la carta a los Reyes Magos conjuntamente, id a ver la Cabalgata,

pair-596092_1280

Esperamos que nuestros consejos os ayuden a vivir unas fiestas llenas de calor y de júbilo, acompañados de vuestros seres queridos.

El equipo de SamSara os deseamos una Feliz Navidad y esperamos que el amor y la alegría os acompañen durante cada segundo de este Año Nuevo 2017 que ya tenemos ante nuestros ojos!